Extra
clima
24º C
G 6260
Dólar venta
G 6180
Dólar compra

Actualidad

Pagan de 10 a 15 mil dólares por las nuevas celdas VIP

Narcos son los que están "arriba", como se conoce a las habitaciones.

Muchos creyeron que con el pase de las celdas VIP de Jarvis Chimenes Pavão a los reos de tercera edad, se frenó la cuota de corrupción en la Penitenciaría Nacional de Tacumbú. Pero, como un ave Fénix renacido de sus propias cenizas, las piezas chuchis resurgieron.

Entre los célebres inquilinos, la mayoría está condenada o tiene procesos por narcotráfico

Figuran nombres como el de Reinaldo Cucho Cabaña que, según revelaron fuentes a EXTRA, pagó su “cuota” de 20.000 dólares por dos lujosas habitaciones: una de ellas en la que recibe a sus parientes y la otra, a sus “amiguitas”.

“Los que deciden ahí quién entra y quién no son tres personas: Ángel Tranquilino Giménez (exmano derecha de Pavão, recientemente trasladado al penal de Ciudad del Este); Fermín Centurión y Ariel Palma”, indicó la fuente. Los precios oscilan entre los 10.000 (G. 61 millones) y 15.000 dólares (G. 91 millones).

“Ahí las mujeres y esposas pasan días, semanas y hasta meses, a veces viven ahí. Tranquilino llegó a vivir con su señora ahí (la abogada Liliana Corvalán)”, agregó.

El sitio privilegiado es conocido como “arriba”, pues se encuentra ubicado en la planta alta de lo que es admisión. Está del lado opuesto a las exceldas VIP pertenecientes a Jarvis. El lugar está dividido del presidio por un portón y solo ingresan modelos, abogados y abogadas, y familiares de los reclusos. “A ellos nadie les molesta, porque pagan una mensualidad”, aseguró la fuente.

En ese sector, los guardias son privados. Generalmente son expolicías o presos comunes a quienes se les paga por sus servicios de custodia.

“Según dicen, OGD (Oscar González Daher) también mandó preparar su pieza refashion ahí”, concluyó la fuente.

En días de farra tiran la casa por la ventana

Desde alcohol, entre los que figuran finos whiskys, hasta modelos y drogas. Todo, absolutamente todo, corre como pan caliente en los días de fiesta. Algunos incluso contratan mariachis que le ponen onda y serenata al inquilino agasajado de turno.

Allí, todo lo prohibido transita libremente entre los poderosos. De las farras participa la parentela del reo, desde hermanos, primos, hasta los propios hijos y doñas de estos.

5 palos, por meter cosas

Desde la cama hasta cada uno de los electrodomésticos tienen un precio. Los reos que deseen sumar lujos deben ir pagando el costo de cada uno de ellos.

5 a 10 mil guaraníes

Es la cuota diaria para poder usar sin preocupación alguna el celular dentro del penal y que los guardiacárceles se hagan de la vista gorda durante los cateos.

200 mil de multa

La multa la abonan los presos que son pillados con celular, pero que no abonan la cuota de “no molestar”. Este monto varía de acuerdo a cada interno.

Celda de castigo

En caso de no pagar los G. 200 mil exigidos, los reos son trasladados a una celda de castigo, donde no hay más que paredes y un bidón para orinar.

Dejá tu comentario