Extra

Actualidad

Padres de escasos recursos, alejados de sus CINCO HIJOS

Embed

En una precaria casita de madera vivía una numerosa familia, en el barrio Espíritu Santo de María Auxiliadora, Itapúa. La situación no iba nada bien. Noche tras noche, en la misma pieza dormían papá, mamá y sus cinco hijos. En ese mismo espacio funcionaba la cocina y, cuando salía el sol, ambos iban a trabajar a un vertedero, pero la situación no mejoraba.

Teresa Martínez y Ranulfo Torres sabían que sus hijos necesitaban mejores condiciones de vida, pero no sabían que la denuncia de una vecina los dejaría sin sus hijos. El año pasado, una señora denunció ante la Defensoría la precariedad en que crecían los chicos y empezaron las averiguaciones.

En marzo de este año, la Secretaría de la Niñez, a través del Juzgado, resolvió llevarse a los pequeños por encontrar una serie de situaciones. Los cinco niños, todos varones de entre 1 a 9 años, fueron trasladados a la Aldea SOS de Hohenau, donde están viviendo ahora. Dos meses ya pasaron y ambos ansían ver a sus pequeños, pero para eso deben mejorar su entorno.

Esto llegó a oídos del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Tomás Romero Pereira, que inició una campaña para recolectar materiales de construcción. “Haremos una ampliación donde será la cocina, así se podrá dividir la casa en dos piezas, ya que les piden no compartirla y tener más camas, también se colocará piso”, contó Cintia Vera, una bombero.

Los socorristas donarán además cocinitas, gas, ropero y ayudarán a mejorar sus conductas, aseo, etc.

Embed

Solidarios

“El cuerpo de bomberos firmó un compromiso desde el momento que se enteró del caso”, agregó Vera, al momento de asegurar que doña Teresa está con muchas esperanzas de recuperar a las criaturas.

Según la voluntaria, los niños están bien, todos juntos en la misma vivienda. Tres que están en edad escolar van a la escuela y no hay prohibición de que sean visitados por sus padres. Ayer intentamos comunicarnos con los encargados, pero no obtuvimos respuestas.

Gustavo Duarte, otro bombero, mencionó que se sienten felices de poder aportar con la causa. “Debido a la precariedad fueron apartados de sus hijos y ahora queremos ayudarles a reunirse”, dijo. Los señores ayudan en las tareas de construcción con la ilusión del esperado reencuentro.