Extra

Actualidad

Ofrece sus órganos para criar a sus hijos

Embed

Embed
Un tranquilo sábado primaveral, el 22 de octubre del 2016, se convirtió en el día más gris de la vida de Cristian Bogado. Aquel día se dirigía a su taller, cuando un colectivo por poco se lleva su vida.

“Me dejó tirado como un animal”, contó Cristian recordando el momento en que el micro de la empresa Yasyretá se lo llevó por delante en el barrio Antequera de Coronel Bogado, Itapúa. Si bien logró sobrevivir, a partir de allí comenzó el calvario de su vida.

Con dos hijos que mantener y sin posibilidades de trabajar confesó que está dispuesto a vender sus óganos para darles de comer.

Costosa recuperación

La recuperación demandó más de lo que imaginó, dejándolo prácticamente sin recursos. Tras perder una de sus piernas, quedó además, sin trabajo.

“Ya no puedo trabajar, nadie quiere darme trabajo, no puedo ni siquiera moverme. Ni siquiera para competir con los chiperos y vender acá”, lamentó.

El hombre contó que desde hace más de un año debe vivir de la caridad de vecinos, pero que está dispuesto a hacer cualquier sacrificio por sus niños.

“Mis hijos lloran y yo no sé qué hacer. Soy capaz de vender mis órganos porque así, ni siquiera para la leche tenemos a veces”, dijo desesperado.

Cristian precisa una prótesis de pierna para poder caminar y trabajar. Contó que incluso recurrió a las autoridades para conseguir, pero no lo logró.

La empresa no se hizo cargo

Cristian manifestó que la empresa de transporte que produjo el accidente ni siquiera se hizo cargo de los gastos hospitalarios y de su recuperación, asegurando que le echaron a él la culpa de lo que sucedió. El hombre siguió su tratamiento en el Hospital del Trauma. Agregó que incluso pensó en entregar a sus retoños a la Codeni, pese a que no desea perderlos, aseguró. Para cualquier ayuda, comunicarse al (0984) 640 605 o el (0991) 815 527.