Actualidad

Obispo bendijo la Virgencita de una actriz y vedette trans

Bárbara Cibils lloró de la emoción por cumplir su sueño.

Hacía tres años que la actriz y vedette Bárbara Cibils peregrinaba para que alguna vez un obispo de Caacupé bendiga la imagen de la Virgencita que tiene en su casa.

Ayer temprano, en el obispado, se le cumplió ese anhelado sueño que una vez le pareció tan lejano.

“A través de un amigo que llamó, monseñor Ricardo Valenzuela nos recibió con la amabilidad que le caracteriza, con los brazos abiertos”, contó emocionada.

Ese momento no lo olvidará. “Comencé a llorar frente al obispo y me di cuenta de que él también se emocionó y sintió mi sentimiento”, relató.

Valenzuela no solo bendijo la figura que tiene Bárbara en su vivienda en Itauguá, también la ropa, la coronita y la aureola que va a regalar a la imagen que está en la capilla Tupãsy Ykua de Ciudad del Este.

Esa la había donado hace 13 años a la comunidad del kilómetro 14 Acaray.

Asegura que el agua de ese manantial le sanó de la fobia que le aquejaba y que también vio cumplirse milagros en la vida de su hermana espiritual y de su sobrina, que sanaron del cáncer.

Desde entonces, es una fiel promesera de la Virgen Serrana. Pero, antes de eso, desde muy chica, ya peregrinaba con su familia. Por eso no esconde la tristeza que siente porque este año los festejos serán muy distintos. No obstante, hace un mes hizo su caminata a la capital espiritual.

Lo que se bendijo

El vestido que llevará la artista trans a Ciudad del Este fue confeccionado por una modista de alta costura.

La prenda es una réplica de la que viste la Virgen de Caacupé original.

Sobre los bordados hechos a máquina, van piedritas colocadas a mano, una por una. Todo ese trabajo se terminó en dos meses, aproximadamente.

La coronita se hizo en un material que prefirió no revelar.

Cibils contó que en su barrio 8 de Diciembre organizará este año una procesión. “Todos los días a mi casa llegan vecinos que vienen a rezar, a tocar la imagen, a pedir cosas”, mencionó.

Dejá tu comentario