Extra

Actualidad

"No me queda de otra que irme con él", dijo a su familia

Exnovia de presunto autor contó que el hombre le confesó el crimen. Fiscalía impartió orden de captura internacional para sospechoso.

La sonrisa de Gloria Andresa Gamarra (25) cautivaba a cualquiera. Esa misma mueca con la que su hermana, Zulma Gamarra la vio salir de su casa en Luque, poco después de las 19:00, el 1 de mayo.

“Estaba feliz, compartimos un asado muy contentos”, relató a EXTRA Zulma. No obstante, la sintió preocupada. Algo sucedía y aparentemente ella prefería callarlo.

Ese miércoles, Andresa llegó junto a su hermana como a las 11:30. Javier Brisueña Leiva (38), a quien presentó como un “amigo”, la buscó de la casa de su tía en Lambaré (donde vivía) para llevarla a la casa de la hermana, él la llevó y la buscó de vuelta ese día.

Antes de irse, Andresa reveló algo que dejó asombrada a Zulma.

“Me dijo: ‘no me queda de otra que irme con él’. Presentía algo o capaz le amenazaba y ella no quería decir”, dijo la hermana. Contó que hace algún tiempo, ella pedía a otros que la acompañen, no quería viajar sola con Javier.

Ese fue el último día que se la vio con vida.

Su foto recorrió las redes sociales, hasta que sus parientes recibieron una llamada extraña. Era la exnovia de Javier, que les confesó lo peor: Andresa estaba muerta y dijo que el cuerpo de la chica estaba enterrado en una propiedad suya del barrio San Antonio de Itauguá.

Una comitiva fiscal-policial se trasladó hasta allí para confirmar la peor escena: la muchacha estaba enterrada en una fosa con la cabeza para abajo, ya en completo estado de descomposición.

La fiscala Fátima Capurro contó que la chica llevaba ya tres años de una aparentemente clandestina relación con Javier, pues según sus familiares, la pareja formal de ella trabaja en Argentina. Según ellos, Andresa huyó a Itapúa (de donde era oriunda) hace un año para huir de él, pero volvió hace 4 meses.

Cronología

1 de mayo: A las 19 horas, Andresa salió de la casa de su hermana en Luque.

2 de mayo: Ante su ausencia, familiares denunciaron su desaparición en la Comisaría 7ma Metro.

3 de mayo: Familiares declararon ante la fiscala Fátima Capurro sus sospechas sobre Javier Brizueña y se ordenó su captura.

4 de mayo: La exnovia del hombre confiesa a los parientes de la chica que Javier la enterró en su terreno en Itauguá. El cuerpo es hallado en el barrio San Antonio de esa ciudad.

“Yo no cometí ningún crimen”, dijo el sospechoso

Andresa y Javier se conocieron en el casino donde ella trabajaba. “Le tenía miedo, él la perseguía mucho. No le dejaba sola, le buscaba y llevaba a todos lados”, dijo Zulma. “Yo no cometí ningún crimen”, afirmó por su parte a EXTRA Javier. Aseguró que no se entregará porque recibió amenazas y solo de tener garantías lo hará, pues señaló que en Tacumbú se sentirá seguro, pues está dispuesto a “conseguir su celda VIP”.

Asfixió y enterró

Ayer se realizó la autopsia donde el forense Pablo Lemir determinó que la chica falleció por una asfixia, pues el cuerpo no presentaba rastros de violencia ni de la acción de algún arma. La enterró y le tiró cal encima, lo que aceleró la putrefacción.

Dejá tu comentario