Extra

Actualidad

No halla consuelo tras mortal ataque de su pitbull a ahijada

Dueño del animal pidió perdón a padres de la pequeña.

Faustino Lelio Venialgo Benítez (46) sacó ayer del bolsillo de su campera un botón rosado y rompió en temblorosos llantos. No tenía consuelo. Lo único que guarda de su princesita adorada, Ana María Belén Meza, es ese accesorio. La beba de 1 año y 2 meses fue a visitar a sus padrinos el viernes, acompañada de su mamá y su hermano, pero salió de ahí sin vida tras el ataque del pitbull de los dueños de casa.

El militar retirado, o Fausto, como lo conocen en el barrio Las Mercedes de San Lorenzo, está destrozado por la muerte de su ahijada. El animal la atacó y le despedazó la tráquea y el cráneo. “Ella era una personita que tanto me quería, venía a casa porque yo le malcriaba, jugaba con ella. El perro también jugaba con ella”, dijo llorando.

“Ya no le quiero al perro”, continuó. Añadió que el animal está en una veterinaria a cargo del Ministerio Público. Al momento en que ocurrió la desgracia él estaba en casa de su madre. Los vecinos trataron de defender a la nena, pero no fue suficiente.

“Mi ahijada recién comenzaba a caminar y mi hija de 11 años le estaba sosteniendo por el patio. Fue ahí cuando el perro de la nada empezó a atacar, mi hija trató de defenderla y él le mordió el dedo. Un vecino que vio lo que pasó contó que el animal recorría por el patio de la casa con el cuello de la nena en su boca y que él movía la cola, como si algo maligno se apoderara de él”, relató el padrino de la criatura.

Siento una impotencia tremenda, porque mis compadres, mi señora y todos mis hijos somos tan amigos. Ahora sé que esa amistad, esa confianza se perdió. Ya no podremos compartir el almuerzo Siento una impotencia tremenda, porque mis compadres, mi señora y todos mis hijos somos tan amigos. Ahora sé que esa amistad, esa confianza se perdió. Ya no podremos compartir el almuerzo

“Ella es todo para mi familia, con su sonrisa nos compraba a todos. Con decirte que estábamos pensando sacarle de la guardería de la ANDE, donde su mamá trabaja, para que venga a quedarse en la casa. Nosotros íbamos a cuidar de ella mientras sus padres trabajaban”, lamentó Fausto. “Che resa’yi ko ella es (ella es la niña de mis ojos)”, dijo llorando.

Contó que la beba solía jugar con su mascota y que incluso el pasado domingo su mamá le retó porque metió la mano en la boca del animal.

El hombre pidió perdón una y mil vez veces a los padres de su ahijada, pero sabe que el daño ya está hecho. Ambas familias están destrozadas. “Mi señora tiene una enfermedad neurológica, ahora está peor. Se desmaya a cada rato y tiembla mucho”, contó.

Familiar lo trató de “asesino”

La abuela materna de la criatura denunció el hecho en la comisaria y le prohibió ir al funeral, hasta llegó a tirarle su guampa. “Me trata de asesino, yo preferiría que me metan bala antes de hacer algo a mi princesita. Estoy a disposición de la Justicia, ellos van a decidir qué hacer”, declaró Venialgo.

El caso está a cargo del Ministerio Público, la fiscala Susana González dispuso la verificación del can, que ahora está en la veterinaria. La niña fue enterrada ayer en San Lorenzo.

No puede estar encerrado

El presidente de la Asociación de Pitbull del Paraguay, Miguel Aguirre, dio algunas recomendaciones para tener un perro de esa raza. Dijo que lo principal es que deben ser socializados desde el principio. Añadió que el pitbull es genéticamente fuerte, preparado para el deporte o para hacerlo trabajar y no se le puede tener encerrado en una casa o en un patio de 4x4 metros.

Dejá tu comentario