Actualidad

No es "El comisario de Valle Lorito", es un loro rescatado

Policías recuperaron varios objetos y apresaron al autor.

Vasos, tazas, cucharas, cuchillos, tenedores, una olla, los tapers de mamá y... ¡un lorito! Ese fue el botín con que O. I. A. L., alias Sapolo, se alzó en dos casas del barrio Nueva Esperanza, de Presidente Franco.

Sobrevolando las evidencias recuperadas, el plumífero posó en el brazo de uno de los oficiales de la Comisaría 6ta. que lograron rescatarlo de manos del precoz ladronzuelo.

La tarde del viernes transcurría de lo más normal pese a la cuarentena que dejó a medio país encerrado en su casa.

Pero el toque de queda se rompió cuando Sandra González y su vecina Zully Ramos, cerca de las 17:30, pillaron que Sapolo tranquilamente se estaba llevando algunas cosas, de sus respectivas casas.

Con desesperados gritos, ambas empezaron a perseguirlo por varias cuadras. Al darse cuenta de quién era el fugitivo, los lugareños fueron uniéndose a la persecución. “Los vecinos le conocen muy bien. Tiene varias denuncias en su contra, dijeron estar cansados de él”, contó a EXTRA el comisario Alberto Báez, jefe de la citada dependencia policial.

La corrida acabó en un yuyal cercano, donde se introdujo el adolescente tratando de escapar, pero fue alcanzado. “Tenía algunos arañazos que creemos que fueron ocasionados por las malezas del yuyal”, detalló Báez.

Sano y salvo, el lorito fue trasladado hasta la mencionada comisaría, donde posó para la foto, que no tardó en encender las redes sociales.

Furor

El ave fue la sensación del momento generando todo tipo de comentarios, desde bajadas de caña para la policía por preocuparse por el indefenso animal, hasta elogios para los uniformados.

Las bromas tampoco se hicieron esperar. Más de uno aprovechó el momento para comparar al pájaro con algún amigo lorito óga, etiquetando al mismo para “saber si estaba bien”.

Pero lo cierto es que el hermoso ejemplar de plumaje verde y amarillo pudo regresar a casa con su dueña, que se mostró feliz de haberlo recuperado.

El hecho fue comunicado a la fiscala Viviana Sánchez, quien dispuso que el muchacho sea trasladado hasta el destacamento policial, donde quedó a disposición del Ministerio Público.

Huérfano de madre, robó desde chiquito

El comisario Báez comentó que “Sapolo”, desde muy jovencito empezó a robar. “Desde los 12 o 13 años ya era detenido, pero como era un niño no podíamos retenerlo”, afirmó.

Añadió que el muchacho es un tremendo dolor de cabeza para el barrio, cuyos habitantes afirmaron estar cansados de sus habituales “visitas” para llevar lo que sea que encuentre por el camino.

Sapolo fue trasladado hasta la dependencia policial, donde finalmente quedó detenido.

En contra del muchacho constan diez denuncias en la Comisaría 6ta. Allí, el muchacho quedó detenido a disposición de la fiscala de turno, Viviana Candia, quien analiza una imputación en su contra.

Dejá tu comentario