Extra

Actualidad

"No confíes en él, no te vayas", le aconsejó su amiga a Romina

La chica se aseguró de que alguien supiera dónde iba, pese a que el hombre ordenó estrictamente que no dijera a nadie.

Algo en su interior le decía a Nancy Romina Gómez Chamorro (23) que no debía confiar en Alejandro Arévalos Schilickman. En una especie de crónica de una muerte anunciada, ella, con sus dudas palpitando en el corazón, asistió al encuentro con el joven, cuatro años menor que ella, padre de uno de sus hijos.

Sin embargo, pese al expreso pedido de Alejandro de mantener en secreto el encuentro que tendrían, Romina se aseguró de dejar constancia de que él sería el último en saber de ella. “Tengo que contarte algo, no tengo a quién contarle”, escribió poco antes del mediodía del sábado Romina a una amiga.

mensajes de romina gomez a su amiga.jpg

Sorprendida, la joven respondió los mensajes y hasta le recomendó no asistir a ese encuentro y, pese a que algo en su interior le decía que no vaya, decidió ir. “No confíes en él. No te vayas, seguro es una trampa”, le escribió la chica.

Exactamente a las 14:13 de ese día, capturó el sitio donde iba adentrándose en compañía de Alejandro, quien prometió mostrarle “algo que había encontrado”, según se puede observar en algunas capturas que Romina envió a su amiga. Fueron hasta un pantanal, cerca de un sojal en La Paloma, Canindeyú, donde ocurrió el feminicidio.

- ¿Sabés qué es?, preguntó la joven

- Nooo, creo que es algo valioso, contestó Romina.

- Legal??, respondió de nuevo la muchacha

mensajes de romina gomez a su amiga.jpg

El último mensaje de la hoy fallecida fue un seco “sí”, a las 14:42. Ocho minutos más tarde leyó el último mensaje de su amiga, donde le consultaba si ya sabía qué era, pero no hubo respuesta, Romina ya estaba muerta.

Romina respaldó sus últimos minutos de vida en el chat con su amiga, pruebas irrefutables de la autoría de su ex, quien de no haber hecho la chica captura de sus conversaciones, Alejandro hubiera cometido el crimen perfecto, abandonando el cuerpo de la universitaria en una zona donde capaz nunca sería encontrada.

Nancy Romina era estudiante de tercer año de Ciencias Sociales y madre de dos hijos. Acorralado por la Policía y frente a su exsuegra, el autor del crimen confesó el hecho y trasladó a la comitiva fiscal-policial hasta el pantanal donde mató a la madre de su hijo.

mensajes de romina gomez a su amiga.jpg

Dejá tu comentario