Extra
Destacados
clima
25º C
G 6280
Dólar venta
G 6200
Dólar compra

Actualidad

Niños aprenderán a jugar trompo, pandorga y balita

A las niñas se les mostrará cómo saltar la goma y tirar tiquichuela.

Un problema en uno de los ojos de su hijo mayor motivó a Ever Delvalle, concejal de Villa Elisa, a tener una pintoresca idea. El chico necesita desarrollar su vista.

“Nos mandaron comprarle una Play Station con el que debía jugar solo una hora, pero mi otro nene se entusiasmó por el juego electrónico y tuve que hacer algo”, contó a EXTRA.

Embed

Cuando el edil se negó a que siguieran jugando, el menor preguntó cómo su papá se entretenía antes. “Les conté que jugábamos al trompo, a la pandorga, etc, les llevé a un parque junto con los amiguitos del barrio”, mencionó.

El interés de los chiquitos era tanto que Delvalle decidió armar una súper actividad con esos juegos de antaño: enseñarles a jugar. Presentó una minuta a la Junta Municipal cuya aprobación fue unánime, tanto que el evento se declaró de Interés Municipal.

“Se les enseñará a los niños a jugar trompo, balita y pandorga, mientras que las niñas aprenderán a saltar la goma y a tirar la tiquichuela, a cada uno le regalaremos estos juguetes, la intención es que dejen de lado el celular y aparatos tecnológicos ”, detalló.

La actividad se lleva a cabo desde tempranas horas de hoy y mañana en el Club Atlético Villa Elisa.

Don Francisco González, conocido fabricante de trompos de Loma Pytã, Asunción, dijo a EXTRA que este tipo de actividades son las que realzan nuestra cultura. Contó que hace 13 años fabrica los trompos de guayaibi. “Trato de darle un toque de frescura y color, me apasiona hacerlos”, mencionó. El artesano, el único que perdura, los vende a precios muy variados: Los tradicionales están G. 20.000, en colores G. 25.000, las personalizadas cuestan G. 50, 60.000, mientras que las que son grandes y para adornos con bases hasta G. 150.000.

“Mas que un negocio es una pasión”, concluyó.

trucos a la hora del trompo.jpg

“Para que los niños compartan más entre ellos”

Para doña Natividad y don Olivorio Mendieta la idea es excelente ya que hará que los chicos dejen por un momento la tecnología y amen los juegos tradicionales. La pareja lleva más de 30 años fabricando pandorgas, en Lambaré.

“Con este evento aprenderán que pueden divertirse sin aparatos y compartir más con los amiguitos, además de que eso propiciará la compra de estos juegos, lo que nos ayudará en el negocio”.

Dejá tu comentario