Actualidad

Niño que perdió brazo en cerámica de Tobatí ganaba G. 10.000 por día

El caso pasó a la unidad de trata de personas del Ministerio Público.

El niño de 9 años que perdió el brazo el viernes en una cerámica de Tobatí se encuentra “en buen estado en general” en el Hospital de Trauma de Asunción.

El informe de pediatría facilitado a EXTRA señala que quedará en observación por aproximadamente 72 horas para tratamiento con antibióticos y curación.

El director del hospital, Agustín Saldívar, facilitó el acceso al documento pero evitó dar entrevistas por tratarse de un caso que está en manos de la Fiscalía.

El niño estaba trabajando en la fábrica cuando en un descuido metió el brazo en un molino de adobe que le comió el brazo izquierdo hasta el codo.

“Se configura como trabajo infantil que hacía a cambio de comida, no solo él sino también otros niños, o a cambio de pagarles G. 5.000 a G. 10.000 por día”, dijo Mariela Gómez, del Ministerio de Trabajo.

La directora de Protección de Niñez y Adolescencia de la entidad observa que el trabajo infantil está muy arraigado en el interior. “Se normaliza bajo el hecho de que se les da ayuda”, subrayó.

WhatsApp Image 2021-02-09 at 16.58.39.jpeg
Un joven amolda ladrillos en una olería cercana.
Un joven amolda ladrillos en una olería cercana.

Según la información que recabó la funcionaria, el chico era llamado cuando había necesidad de más personal y acudía sin permiso de sus padres.

“El niño se fue detrás de un tío que sí trabaja ahí. Vive con la abuela y con las tías. La mamá trabaja en Asunción y va los fines de semana”, detalló Gómez.

La mamá manifestó a la directora que le decía a su hijo que no vaya a trabajar por los problemas de columna que podía llegar a tener.

“Es un trabajo peligroso por la postura en que se realiza. A la vez porque manipula herramientas de peligro y está expuesto a altas temperaturas”, remarcó Gómez.

Pero el pequeño prácticamente se escapaba de su abuela y así acudía a la cerámica.

“El señor tenía la responsabilidad de no permitir el ingreso de niños”, añadió.

Sin estadísticas

La directora no pudo precisar cuántos niños más trabajaban en esta fábrica y en otras de la zona. El Ministerio verificará todas las olerías y cerámicas que estén en esa situación.

“Se van a suspender las empresas hasta que se formalicen. Estoy a la espera de un listado de empresas de la zona”, resaltó.

La cerámica en cuestión no posee ningún tipo de documentaciones. Fue suspendida por el fiscal Gustavo Sosa.

“Está bien suspender la cerámica porque hace trabajar a niños. Es un castigo ejemplar”, opinó Reinerio González, fabricante de ladrillos de la ciudad.

“Pasó lo que tenía que pasar”

EXTRA fue hasta la cerámica ubicada en la compañía 21 de Julio de Tobatí y constató que no estaba en funcionamiento, cumpliendo la suspensión.

El hermano del encargado, Óscar Duarte, comentó que el niño frecuentemente pasaba de visita.

“Esto sucedió de repente, pero él no trabaja acá. Lo que tenía que pasar, pasó. Así es la vida”, dijo. Adelantó que llegarán a un acuerdo con la familia afectada.

Sin título1.jpg

"Les doy trabajos livianos"

Para un fabricante de ladrillos de Tobatí hay dos caminos para los niños y jóvenes: o trabajan o van a las drogas. Para él, darles trabajos livianos no es explotación.

“El trabajo de olería es diferente que la cerámica. Ellos tienen diferentes sus máquinas. En la olería trabajamos los pobres y los niños pueden venir para que les ayudemos con el pan de cada día”, alegó.

Indicó que en cuestión de una hora pueden parar miles de ladrillos para que se sequen antes de ir al horno.

WhatsApp Image 2021-02-09 at 16.59.15.jpeg
Un horno humea como volcán bajo un cerro tobateño.
Un horno humea como volcán bajo un cerro tobateño.

“Vienen de 10 a 12 años y nos dicen qué podemos hacer y así les damos un pequeño trabajo. Terminan, les damos un G. 20.000 a G. 30.000 y se van”, relató.

Elabora 12.000 ladrillos por semana y vende a G. 400 cada uno.

Investigan posible esclavitud

El agente fiscal Gustavo Sosa explicó que el caso pasó a la Fiscalía Especializada en Trata de Personas de Asunción.

“Se va a encargar del trabajo en forma de esclavitud del niño”, explicó.

Reveló que la familia se contradice en su versión de lo sucedido.

“Los tíos dicen que no se fue a trabajar, sino que le acompañó nada más, mientras que la mamá dice que sí, que él trabajaba ahí”, indicó.

Destacó que además de lo penal que es la trata de personas, el propietario se expone a sanciones en lo que atañe a la niñez y lo laboral.

Intentamos entrevistar a familiares del niño, pero la mamá, por teléfono, no lo permitió porque mucho dolor ya le causó el hecho, dijo.

Dejá tu comentario