Extra

Actualidad

Ni lodo del camino detiene a profe, que recorre más de 40 km por día

Desde temprano se moviliza en su moto y todo se complica si llueve, pero completa su recorrido a pie si es necesario.

La profe Carmen Ávila y sus colegas pilarenses viajan más de 40 kilómetros por día para ir a enseñar a los colegios de otras localidades, y en pleno 2019 la falta de caminos de todo tiempo sigue siendo un problema.

Ella en particular tiene una moto con la que va tempranito al Colegio Nacional Mburica, de Cedrales, a 23 km al norte de Pilar.

Hace cuestión de un año comenzaron los trabajos para asfaltar el tramo que une la capital ñeembuqueña con Alberdi, y con la carga de arena blanca, cada vez que llovizna o se riega, llegar a la institución se vuelve toda una odisea.

El viernes, ella y otro profesor tuvieron que dejar sus motos a mitad de camino, y un compañero suyo pasó a buscarles en camioneta. Por suerte, su medio de transporte seguía ahí al final de la tarde. El martes, en tanto, Carmen tuvo que buscar un mecánico porque su biciclo quedó atascado.

Todos los días , la profe gasta 20 mil guaraníes en combustible, pero a veces, cuando hay mal tiempo, debe tomar un camino mucho más largo y gasta 50 mil.

“Yo escuché que el ministro dijo una vez que los docentes rurales deberían tener un plus por las largas distancias, pero que yo sepa nadie cobró eso todavía”, añade.

Sus alumnos de la secundaria son su principal motivación para no faltar, aunque eso signifique caminar o ir a dedo.

“Yo sé que ellos me esperan y que reconocen mi sacrificio”, afirma orgullosa. Sin embargo, varias veces no pudo llegar por culpa del camino intransitable. “Hay padres que sí entienden, pero hay otros que se enojan”, asegura.

Temas

Dejá tu comentario