Extra

Actualidad

Murió calcinado un día después de su cumple

El fuego comenzó por culpa de una colilla de cigarrillo en el colchón.

La agradable melodía de la guitarra y el olor del asado invadieron la casa de Lorenzo Alcaraz Benítez (28), quien festejaba lo que sería su último cumpleaños, el viernes pasado. Un siniestro acabó con su vida al día siguiente. Él estaba muy contento, rodeado de sus parientes y amigos en el barrio San Isidro, de Lambaré.

Al día siguiente, a pesar de la resaca, se levantó muy temprano para ir a trabajar. Se le conocía como un albañil que se sacrificaba mucho para cubrir sus gastos. Lorenzo retornó a su casa cayendo la noche y, luego, se fue a la vivienda de su tío Julio César López para repetir el asadito de la noche anterior

“Se fue de acá a eso de las 11:15 más o menos. Antes de irse a su casa me dijo que iba a volver para traerme su plata que yo tenía que guardarle, porque no quería usar todo. Seguramente llegó a su casa, fumó y se quedó dormido. Estaba muy cansado, por eso no se habrá dado cuenta de que su colchón estaba ardiendo”, afirmó su tío.

Lorenzo vivía solo en la vivienda que le dejó su mamá, quien es de Limpio. Alquilaba la habitación de la parte trasera y fue el inquilino el que se percató del fuerte olor a quemado en la madrugada de ayer. “La luz estaba apagada y eso le alarmó, entonces se fue a avisarnos. Inmediatamente vinimos todos. Él entró por la ventana, llamamos a la policía, pero ya no había caso”, contó López. Agregó que cuando ingresaron a la pieza, vieron que el colchón y el cuerpo estaban totalmente quemados.

“En menos de media hora se consumó el incendio. Nadie se dio cuenta, la pieza está totalmente cerrada, no había salida”, lamentó el tío.

“Mi hijo era un muchacho que trabajaba mucho. Seguro estaba muy cansado, además estaba con medicamentos. Eso le hizo dormir profundamente. Era un chico muy bueno”, dijo llorando Torilda Benítez.

Falleció por inhalación de humo

La causa de muerte fue asfixia por inhalación de humo, indicó el subcomisario Ariel Mármol, de la comisaría San Isidro de Lambaré. “No había nada en la habitación, solo la cama, que se quemó por completo”, añadió. El cuerpo fue velado en su casa y enterrado en la tarde de ayer en la misma ciudad. “Los vecinos dicen que le vieron tomando bebidas alcohólicas, por eso aparentemente se quedó profundamente dormido”, mencionó el agente.

Dejá tu comentario