Actualidad

Muere cadete, creen que recibió una mortal patada

Tragedia en el Comisoe de Itapúa apunta a un cruel castigo.

El sonar de la trompeta hizo correr a los cadetes a la formación, casi todos estaban en la fila, pero el lugar de Alberto Martín Ruiz Giménez estaba vacío.

Tenía 19 años, cursaba el segundo año en el Colegio Militar de Suboficiales del Ejército “Tte. Manuel Irala Fernández” (Comisoe) del distrito de San Juan del Paraná de Itapúa.

Según la versión oficial, Alberto fue encontrado desvanecido el sábado a las 20:00 al costado de la cama y, supuestamente había sufrido un aneurisma cerebral.

Sin embargo, salió a luz una pelea y cruel castigo durante la formación, habría recibido flor de patada en la cabeza con la pesada bota de un camarada por “llegada tardía”.

Apuntan directamente al también cadete Blas Martínez, quien se encuentra con prisión preventiva dispuesta por Ignacio Díaz, comandante del Comisoe.

Según las investigaciones, durante la formación, ambos jóvenes supuestamente se pelearon. Martínez era el encargado de formación de la semana y, le reclamó por llegar tarde a la fila, hecho por el cual se generó una discusión.

Patada en la cabeza

La víctima le hizo frente a su “superior” y recibió un golpe en el pecho.

Durante el forcejeo, el joven cayó al piso y supuestamente recibió una patada en la cabeza de parte de Martínez, que le dejó bastante golpeado.

Sus demás compañeros intervinieron en la pelea entre los dos cadetes.

El joven logró pararse, dio unos pasos hasta que finalmente se desmayó, lo llevaron a la enfermería y luego al hospital por la gravedad del caso.

EXTRA habló con Alcides Rivas, subjefe de la Comisaría 33 de la localidad.

El uniformado mencionó que el fallecido es oriundo de Limpio y vivía con una tía.

“Fue ella quien recibió la información y dio aviso a las autoridades”, señaló. Según el subjefe, surgieron varios rumores que apuntaban al camarada detenido.

La fiscala Angelina Arriola está investigando el hecho para una eventual imputación por homicidio doloso.

Según el médico forense Pablo Krummel, el cadete presentaba golpes en el rostro y en ambos antebrazos.

El cuerpo fue traído hasta la morgue judicial de Asunción para practicarle una autopsia y así determinar si el cadete murió de muerte súbita o por el golpe recibido.

Otro caso

Cristhian Jara tenía 15 años cuando decidió continuar sus estudios en el Liceo Militar Acosta Ñu.

Proveniente de una familia humilde apostó por luchar por sus sueños y estudiar en la ciudad de Ypané.

En el 2017, durante la formación, sintió un tremendo dolor de cabeza que le hizo arrodillar y luego se desmayó.

Sus padres dudaron de la causa de muerte y pidieron que el caso sea investigado.

En esta historia, el muchacho sí murió a causa de una aneurisma cerebral congénita, o sea ya padecía de la enfermedad desde su nacimiento.

Desde este caso, el control médico se volvió más riguroso.

Temas

Dejá tu comentario