Actualidad

Molió a golpazos a un señor hasta dejarle sin testículo

Autor de la golpiza sigue libre a pesar de que desfiguró a su prójimo. Víctima de la terrible agresión es un olero de 61 años.

Un señor fue reventado a tongos y patadas al punto de que perdió uno de los testículos y debió ser operado en el Hospital del Trauma de nuestra capital.

El autor de la brutal golpiza sería un joven de 22 años que sigue libre, de acuerdo a lo informado por agentes policiales.

La terrible agresión ocurrió en una olería de la compañía Santa Angela de Paraguarí, entre la noche del miércoles y madrugada de jueves, de acuerdo a las investigaciones.

Fue víctima de la agresión es don Agustín César G. G., de 61 años, un olero muy querido en su valle. Todo indica que fue atacado por el también olero Armando Agüero, de 22 años, quien es su compañero de trabajo.

Tragos

El señor y su compañero, tras acabar la jornada laboral, decidieron quedarse en la olería a matar el cansancio tomando abundante caña y cerveza.

Se supo que no era la primera vez que ellos se quedaban a chupar. Con el paso de las horas, y ya cuando ambos estaban borrachos, comenzó una discusión. El muchacho reaccionó demasiado mal contra el señor, quien poco pudo hacer ante la fuerza y agilidad del muchacho.

Allí abajo

El hombre fue golpeado en la cara con tanta violencia, que quedó completamente desfigurada. Lo más grave del caso es que el muchacho posiblemente le metió una feroz patada entre sus piernas al señor, quien cayó noqueado.

Al parecer al joven no le importó nada la forma en que estaba herido su rapicha y se mandó mudar del sitio.

A la mañana

Ya en la mañana del jueves, llegaron a la olería otros trabajadores y le encontraron al señor tirado en el pasto.

Primero pensaron que estaba muerto y después trataron de ayudarlo. Llamaron a agentes de la Comisaría 21 de Santa Angela y unos oficiales en una patrulla llegaron a la olería.

Los policías vieron que la situación del señor era muy fea y que además tenía una feroz herida cortante en el testículo derecho. Lo alzaron en la patrullera y lo llevaron a toda bala hasta el Hospital de Ybycuí, donde los médicos los dejaron internado.

Lo perdió

En el hospital se dieron cuenta de que la situación era grave, lo trasladaron hasta el Hospital del Trauma, donde los doctores intentaron salvarle el testículo derecho, pero lamentablemente no fue posible. Hasta ayer el agresor seguía libre y el caso fue comunicado al fiscal Juan Marcelo García de Zuñiga.

Dejá tu comentario