Extra
clima
33º C
G 6300
Dólar venta
G 6240
Dólar compra

Actualidad

“Mi suegra no me quería pero salvó mi vida”

Lucas Torales asegura que la señora es su heroína.

En cinco años de relación, Lucas Torales no pudo ganarse el corazón de su suegra pero sorpresivamente ella terminó salvando el suyo.

Lucas no era visto con muy buenos ojos porque se había divorciado para hacer una nueva vida romántica.

“Traté de acercarme a ella de todas las maneras y no había caso. No me quería porque yo ya tengo dos hijos y su hija es más joven que yo”, expresó el yerno.

Lucas estaba separado, cuando conoció a su actual prometida, Noemí Olmedo, en General Delgado, Itapúa. El amor surgió rápidamente y se mudaron juntos, a cuadras de la casa de la suegra.

Cinco años después las circunstancias obligaron a la suegra, Felicia Meller, a acercarse al yerno.

Noemí estaba de viaje por cuestiones laborales, por lo que Lucas estaba solo en la casa. “Me sentía muy mal, sudaba frío, me mareaba. No se me ocurrió otra cosa que pedir socorro a mi suegra porque no podía manejar así”, dijo Lucas.

La señora Felicia enseguida se dio cuenta que su yerno estaba sufriendo un preinfarto. “Me llevó hasta el hospital y me acompañó durante los dos días de internación. Ella es mi heroína, me salvó la vida”, expresó Lucas.

Desde esa situación extrema, la familia se unió por completo.

20191026-006 material A,ph02_24345

Otra historia

María Teresa Portillo de Cabrera se reencontró con sus amigas de juventud, al conocer a su consuegra.

“Mi mamá al principio no estaba muy contenta con mi nueva pareja. Cuando me embaracé conoció bien a la familia y se enamoró. El destino le preparaba una sorpresa había sido”, dijo Vilcia Teresita.

Tomasa Arias, la mamá de su yerno, resultó ser la sobrina de sus mejores amigas en la juventud: Josefa Arias y Alberta Arias.

Las señoras se habían conocido trabajando como domésticas, en Asunción. María Teresa limpiaba y las tías se ocupaban de la cocina.

“Las tías abuelas de mi novio resultaron ser súper amigas de mamá, pero de muchos años atrás. Las señoras fueron a vivir a Buenos Aires y nunca más tuvieron contacto. Después de 46 años volvieron a reencontrarse de esta manera”, dijo Teresita.

Dejá tu comentario