Extra

Actualidad

Médicos hallaron trapos en el interior de menor abusada

Habría sufrido un aborto provocado pero no encuentran aún el feto.

El hombre que abusó sexualmente de la adolescente de 13 años (quien quedó embarazada y luego abortó) ya está tras las rejas. La fiscala Lilian Ruiz indicó que el acusado de abuso es el primo de la víctima. “La niña aseguró que fue su primo, de 22 años, quien abusó sexualmente de ella”, indicó la agente.

Sin embargo, la investigación se volvió más que complicada para la fiscala, ya que la adolescente primero sostuvo que nunca se embarazó y afirmó que aún era virgen, hasta se opuso a que los médicos le realizaran análisis. “La víctima no se encontraba muy bien psicológicamente.

Dijo que el abuso había sido reciente y prohibió a los doctores que le realizaran una ecografía intravaginal”, señaló Ruiz.

Trapos

Los médicos no tuvieron de otra que sedar a la paciente para realizarle los estudios. “Una vez dormida se le realizó la ecografía y fue ahí donde los médicos hallaron trapos en su interior. Esas telas causaron una grave infección en ella, pero se está recuperando”, indicó la fiscala.

La menor manifestó a la psicóloga del Ministerio Público que, luego del abuso sexual, ella comenzó a sangrar y que el primo intentó detener la hemorragia introduciéndole los trozos de tela.

Versión de padres

El papá de la adolescente no tuvo pelos en la lengua para confesar, con total naturalidad, que él llevó a su hija junto la “médica ñana” para que “echara” el bebé.

“El papá dijo que su hija estaba sin su periodo desde septiembre y que él la llevó junto a la médica empírica, quien hizo un preparado para que ella lo bebiera. Dijo que la niña expulsó un bebé de sexo femenino”, detalló Ruiz.

El padre de la víctima relató a la fiscala que pusieron al bebé en la cama, al lado de su mamá, pero que luego su esposa tomó el cuerpito y lo enterró en el patio trasero de la vivienda. La comitiva fiscal y policial cavó en todo el patio y no halló el cuerpo de la criatura. “Es por eso que no podemos asegurar que ocurrió un aborto, porque no encontramos el cuerpito. Pero sí fue el diagnóstico de los médicos”, dijo la investigadora.

La mamá de la adolescente desmintió a su marido: aseguró que no existió el bebé y que su hija sufrió una hemorragia y que, como no entendía lo que le sucedía, trató de detener la sangre introduciéndose ella misma los trapos. La fiscala decidió no apresar a los padres, que acompañan a la víctima en el hospital.

Dejá tu comentario