Extra
Destacados

Actualidad

Médicos dejaron gasa e instrumentales en vientre de joven madre

Una chica de 18 años dio a luz y tres meses después descubrieron la negligencia médica. Ella y su madre piden justicia.

Angélica Rodríguez, oriunda de Carayaó, fue con toda la ilusión del mundo a dar a luz en el Hospital Regional de Coronel Oviedo, en agosto. Tuvo a su bebé por cesárea y al principio todo parecía normal. Estuvo internada unos días, le dieron el alta, guardó reposo en su casa y se hacía los chequeos y curaciones de rutina, pero luego de unas semanas comenzó a sentir fuertes dolores en el vientre que no tenían una explicación aparente.

La joven madre de 18 años anduvo de consulta en consulta, tratando de saber qué era lo que ocurría. En noviembre su situación empeoró y llegó al extremo de vomitar sangre varias veces, según contó ella misma al portal web Oviedo Press.

Una enfermera le sugirió que se haga una ecografía o radiografía para saber qué tenía en su organismo. Grande fue la sorpresa, y también el susto, al comprobar que en la cesárea le dejaron gasas y un instrumento quirúrgico llamado separador de vientre, que los médicos a cargo del doctor Evert Rodríguez se habían “olvidado” de sacar.

Graves secuelas

Angélica fue llevada de urgencia al Hospital Regional, donde le practicaron una cirugía importante, esta vez a cargo del doctor Lorenzo Giret, que le sacó los elementos extraños que le causaron la infección y los terribles dolores.

Lastimosamente, la negligencia médica le provocó secuelas muy graves a la joven mamá. Se le tuvo que colocar una ostomía, es decir, una abertura en la barriga por donde pueda liberar sus desechos.

Ella y su mamá Juana Velázquez exigen justicia, un resarcimiento por los daños y secuelas permanentes y una sanción al médico que la operó.

El hecho fue denunciado ante la comisaría de Carayaó y la fiscala Gladys Torales abrió la investigación contra el doctor Evert Rodríguez Samudio, por supuesta negligencia médica.

Dejá tu comentario