Extra

Actualidad

"Me iban a quitar en un cajón si seguía un día más en la cárcel"

Primos acusados de tener sexo en micro hablaron con EXTRA. Uno hasta perdió su trabajo fijo y tuvo que vender su carrito en el que vendía frutas.

Indignados y bajoneados. Así están los primos Eulalio y Vicente tras haber pasado los perores momentos de sus vidas: pisar un calabozo y hasta la cárcel de Emboscada por exhibicionismo, luego de ser acusados de tener sexo en un micro abandonado.

Tras 5 días sin poder ir a casa, el plomero y el verdulero, salieron, con libertad ambulatoria y bajo medidas. Bastante afectados, ambos, contaron a EXTRA la horrible experiencia de estar tras las rejas por algo que aseguraron no pasó.

“Estoy bien, pero el daño que me hicieron no se olvida, el antecedente queda y todos me van a marcar”, empezó Vicente. Contó que sintió demasiada impotencia porque le causó preocupación a su mamá de unos 80 años.

“Ella no duerme hasta que yo llegue y estos días estuvo sin mí”, lamentó. Agregó que debido al lío perdió hasta su laburo y sus elementos de trabajo.

“Era depositero en un local, quería volver a mi puesto mañana (por hoy), pero mi patrón me dijo que ya tienen otro porque necesitaban ya”, lamentó.

El señor de 44 años, que también es verdulero, tuvo que vender su carrito con el que ofrecía las frutas y verduras casa por casa.

“Una semana perdí por algo que no era cierto y encima estaba enfermo, me iban a quitar en un cajón si seguía un día más ahí”, reclamó.

Asmático: Le dio un ataque

Vicente, sufre de asma. En el penal de Emboscada se sintió mal. “Desde que pisé me sentí así, después me dio un ataque de mi asma, tuve que hablar con la psicóloga para que me ayude y ella me consiguió el aparato para respirar”, contó. Mencionó que le costaba mucho estar allí porque le sofocaba estar encerrado.

“Ellos no tuvieron en cuenta ni mi salud para mandarme directo a la cárcel por algo que no hice”, lamentó.

Nadie olvida. “Tendré que quitar un préstamo, si es que me dan, nadie quiere dar una oportunidad a alguien que pisó la cárcel”. (Vicente, verdulero).

Eulalio, en cambio, tuvo el apoyo de su patrón, pero quedó afectado por lo que tuvo que pasar su familia. “Tengo una hija de 13 años, se imaginan ”, manifestó.

Dijo que nunca antes tuvo un problema similar. “Yo les contesté a los policías, me defendí, se molestaron porque no me callé”, agregó. Él ya laburará hoy e intentará olvidar tanto daño. “Ya estamos afuera que es lo importante”, concluyó.

Daño. “Por algo que no hicimos nos mandaron entre delincuentes, jamás en mi vida había pisado una comisaría”. (Eulalio, plomero).

Ahora no pueden:

1- Salir del país

2- Cambiar de casa

3- Cambiar de número de teléfono sin avisar

4- Portar armas

5- Tomar bebidas en la calle o consumir drogas

5 DÍAS ENCERRADOS: En el calabozo de la comisaría estuvieron dos días, el martes fueron enviados a Judiciales, en Emboscada estuvieron dos días, al final del segundo quedaron libres.

Un mal procedimiento

“Es un error basarse solamente en un informe”.

Consultado por EXTRA sobre el procedimiento, el abogado Arnaldo Leguizamón opinó que si bien los policías son los primeros en actuar en procedimientos en un hecho, eso no implica que sea lo único que deba hacerse en una investigación.

“Basarse solamente en lo que dice un acta policial no es correcto, más aún en estos casos donde no hay forma de comprobar enseguida si ocurrió tal cosa”, mencionó. Dijo que correspondía medidas para ambos.

La Corte Suprema de Justicia ordenó una investigación a la resolución del juez Roberto Saldívar, quien ordenó la prisión preventiva pedida por la fiscala Rosalba Enciso, en un delito que es excarcelable.

Dejá tu comentario