Actualidad

Mató a su concubina mientras ella hacía maletas para dejarlo

Se escondió en el monte, desde donde se comunica vía WhatsApp. Amenazó con quitarse la vida.

Cecilia María Román preparaba sus maletas. Tras años de soportar una tormentosa relación con el padre del menor de sus dos hijos, dijo “basta”.

Ellos vivían en la estancia Chovoreca, distrito de Bahía Negra, Alto Paraguay. Allí ambos trabajaban: él como capataz de tres establecimientos y ella como empleada.

Lo que la joven madre de 28 años no sabía era que su decisión despertaría la furia asesina de su concubino de 40 años: Pedro Ramón Giménez.

Cecilia terminaba de juntar sus cosas cuando Pedro tomó al bebé de un año y algunos meses y lo llevó junto a uno de sus empleados.

Le ordenó que lo llevara a jugar hacia otra de las propiedades que tenían a su cargo y regresó al dormitorio.

En el mismo instante en que el niño se alejaba del lugar con el empleado, escucharon el impacto.

“Ella iba a dejarle, pidió su traslado y ya estaba haciendo sus maletas porque el martes cobraban”, dijo a EXTRA el oficial inspector Rodolfo Roa, jefe de la Comisaría 8ª.

El estruendo hizo eco en la estancia y alertó a todos. Eran cerca de las 17:00 del sábado y el sol no se escondía aún en el horizonte, cuando raudamente Pedro Ramón salió de la casa y se internó en el bosque.

“Le dijo a su empleado que ya hizo lo que tenía que hacer. ‘Ko’anga peikuaáma la Pedro Giménez pe’ (ahora ya le conocen a Pedro Giménez)”, le dijo. Luego, le escribió al administrador de la estancia para decirle que se iba a suicidar”, relató el efectivo policial. Pero aparentemente el hombre no estaba demasiado convencido de su idea de acabar con su propia vida, afirmó el uniformado. “Creemos que quería ir a buscar al niño esta mañana (por ayer), porque sigue en línea, eso quiere decir que sigue en el área donde puede conseguir señal”, expresó Roa.

Ella ya lo había denunciado, dijeron

Roa comentó que el hombre ya tenía varias denuncias por violencia en su contra. La chica, en reiteradas ocasiones le había denunciado, pero nunca se atrevió a dejarlo, pese a que muchos amigos le recomendaban hacerlo, mencionaron testigos a los intervinientes.

Explicó que el prófugo es un gran conocedor de la zona, lo que le facilita desplazarse en el monte para intentar huir, por lo que esperan que cometa algún error para atraparlo.

Procedimiento fue toda una odisea policial

Roa contó que recién después de las 23:00 lograron llegar al lugar del hecho, distante a unos 180 kilómetros de la dependencia policial.

Dijo que incluso tuvieron que hacer el trabajo forense de campo y fiscal, pues el traslado de esos agentes desde Olimpo podría haber tardado varios días por la inclemencias del tiempo. Contó que el cuerpo fue llevado hasta Filadelfia (Boquerón) en un auto y de allí irá en ambulancia hasta San Pedro del Paraná, Itapúa, de donde Cecilia era oriunda.

Dos huerfanitos

La mujer dejó dos niños huérfanos. Roa contó que ambos quedaron bajo custodia de la Codeni, al cuidado de una mujer que ya atendía al mayor en la ciudad de Toro Pampa.

“Nos costó muchísimo dar con los familiares de ella. Él tampoco es de por acá, pero hace 23 años que trabaja en esto”, dijo Roa.

Dejá tu comentario