Actualidad

Mató al rival y a su novia para hacer pasar por feminicidio y posterior suicidio

El suplente, al convertirse en titular, no soportó la traición. Policía logró capturar al asesino cinco días después del crimen.

Cada gota de alcohol en el cuerpo de Roberto Florentín (40) hervía en su sangre. La madrugada del 4 de noviembre, como prediciendo su final, envió vídeos a su hermano y decía que sería la última noche de su vida.

Herido de amor por una mujer, la ebriedad alimentó su rabia al punto que fue hasta la colonia 1ro. de Marzo de Caaguazú, a la casa de su ex, Nunila Amarilla Centurión (50). Subió al techo y quiso sorprenderla infraganti con el nuevo novio: Valerio Bobadilla Coronel (29), para matar a los dos.

“Entró por arriba porque todas las puertas estaban llaveadas. Él conocía la casa y los dos (Valerio y Roberto) se tenían miedo, sabían que al encontrarse uno iba a morir sí o sí”, relató el comisario Feliciano Martínez.

"Lo más probable es que a Roberto lo esperaban para matarlo, pero él también habría comprado un arma para matar a Valerio. Todo esto era cuestión de hora", dijo la fiscala Norma Salinas en Radio Monumental.

Lo mató primero

La sobriedad fue el arma más poderosa de Valerio. Atacó a su rival antes de que pudiera dispararle. Lo mató y luego asesinó a Nunila: hizo pasar el crimen por feminicidio y posterior suicidio. Al principio, los agentes de la Comisaría 2da. casi se tragaron la escena armada por Valerio, pues Roberto ya tenía antecedentes por violencia.

Pero agentes de Investigación de Delitos pillaron que había un largo historial amoroso en el caso.

"La señora mantenía relaciones con ambos, los dos son violentos, Roberto tenía 14 denuncias por violencia, pero no con ella, eso quiero aclarar. Él estuvo detenido por haber agredido a Valerio", dijo la fiscal del caso, Norma Salinas.

https://twitter.com/AM_1080/status/1458719728810266627

Un policía en la historia

La historia inició meses antes, cuando Nunila volvió de Argentina, donde creció económicamente. “Acá empezó a descarriarse, tenía muchas parejas”, dijo Martínez.

Cuando Roberto se enteró de la infidelidad, la atacó a golpes. Un vecino con quien ella tenía un amorío oyó los gritos y la auxilió. Este era Valerio.

Roberto le clavó a Valerio y así acabó preso. “Se fue a la cárcel y el que le defendió (Valerio) pensó que se iba a quedar con la señora como el titular”, detalló Feliciano.

Pero la mujer no solo ayudó a salir de prisión a su ex (Roberto) para convertirlo en amante, sino que supuestamente empezó una aventura con un suboficial de la comisaría donde quedó preso el golpeador.

Se sintió traicionado

En ese momento empezaron las amenazas a ambos hombres y fueron estas la pista clave que siguió la policía para detener al asesino el martes último, tras analizar los celulares de los fallecidos. Valerio reprimía una rabia muy fuerte contra su novia, porque no dejó del todo a su ex. “Le mató porque estaba enojado con ella. Él le defendió, a él le clavaron por eso y ella le sacó de la cárcel al tipo (Roberto)”, dijo Martínez.

Estaba obsesionado con la doña

Los cuerpos fueron hallados alrededor de las 20:00 del pasado 4 de noviembre por Liz Amarilla, hermana de Nunila. Parientes de Roberto viajaron desde San Pedro hasta Oviedo para contarle a los policías que él estaba loco de amor por la mujer y que, pese a que habían terminado, él seguía ilusionado con ella. Además presentaron audios y vídeos donde él les advertía que la guerra por el amor de la doña con su rival, de cualquier forma, iba a terminar mal.

https://twitter.com/AM_1080/status/1458743695692513284

Dejá tu comentario