Extra

Actualidad

Mataron a una perrita con varios golpes en la cabeza

"Era mansa, jugaba en la canchita con los chicos", lamentó su dueña.

La colita de Julieta, una cruza de pitbull, no dejaba de moverse al ver que otros perros de la cuadra estaban siguiendo algunas vacas. Por supuesto, aprovechó que el portón se quedó semiabierto y salió corriendo detrás de la manada.

Ladridos aquí, ladridos allá, hasta que alguien la calló de un golpe bruto, seco y mortal en la cabeza. Mientras esto sucedía, doña María Elizabeth Fossatti se dio cuenta de que Juli no estaba y la llamaba por todos lados, en el barrio Juan Pablo II, de Pilar (Ñeembucú).

“Una vecina me avisó que en el patio baldío habían matado a un perro con una asada. Me fui corriendo y ya le encontré a mi perra muerta. Ella era muy mansa, jugaba partido en la canchita con los chicos del barrio. Nunca se peleó”, dijo la señora, aún dolida.

Contó que Julieta llegó a sus vidas hace un poquito más de un año. La castraron y también la cuidaron como un miembro más de la familia.

“Era la perra de mi hijo mayor, Nicolás. Él le trajo a casa. Yo le mensajeé para saber si no le siguió o qué hasta su trabajo. Mi hijo se asustó porque tenía miedo que se perdiera y vino a casa. Al llegar, ya le encontró a su perra muerta. No pudo aguantarse llorar”, contó la señora. La denuncia se realizó en la Comisaría 2da. local.

Viral

Modesto Arrúa, miembro de Adopta Protección Animal de la ciudad denunció el hecho también en redes sociales y rápidamente se viralizó. Anunció que acompañarán a la familia para que haya un castigo ejemplar.

"La gente tiene que tener ya en cuenta la Ley 4840/13. Una persona puede ir hasta dos años de cárcel por matar a un animal", dijo el joven.

Dejá tu comentario