Extra

Actualidad

Mataron a tiros al parrillero en pleno asado de fin de año

Comerciante recibió dos balazos cuando compartía con sus inquilinos en una zona algo despoblada.

El asado ya casi estaba y las cervezas estaban heladas. Don Pablo Balbuena no quiso desaprovechar el último viernes del 2018 y, en compañía de uno de sus inquilinos, las esposas de ambos y una de sus hijas, decidió empezar a despedir el año.

Eran cerca de las 22:20 de ese día y el clima en Capitán Miranda se prestó para una amena reunión entre el comerciante de 59 años y sus invitados.

El señor preparaba el jugoso asado, hasta que la tragedia acabó golpeando su puerta. Los verdugos fueron dos hombres encapuchados que irrumpieron en su domicilio, ubicado en el kilómetro 17 de la Ruta VI.

La vivienda se encuentra rodeada de un espeso bosquecito, lo que fue aprovechado por los desconocidos para ingresar por la parte trasera y, sin mediar palabras, atacar a los presentes.

“No dieron voz de asalto ni dijeron nada, directamente fueron contra las víctimas”, contó el suboficial Orlando Vázquez, subjefe de la Comisaría 11 local.

El invitado, don Diosnildo Silva (52), relató a la policía que cuando los criminales ingresaron al sitio lo tomaron violentamente. Pablo, al percatarse de lo que sucedía, quiso intervenir.

Ante la reacción del dueño de casa, los malvivientes abrieron fuego contra él.

Auxiliado

La víctima recibió dos balazos. Tras cometer el hecho, los autores huyeron raudamente del lugar, mientras la víctima fue auxiliada hasta el hospital de Encarnación, donde llegó sin vida.

“No llevaron nada de la casa, pero no podemos descartar que haya sido un intento de robo. No podemos descartar ninguna hipótesis hasta el momento”, declaró el subcomisario Luis Hermosilla, subjefe de Investigación de Delitos de Itapúa. El caso también fue comunicado al Ministerio Público.

“No tenía enemigos”, aseguran

Amigos, vecinos y familiares de la víctima fatal se reunieron en el salón comunitario de la mencionada ciudad para despedir al hombre. “Nosotros no podemos admitir que se trate de un ajuste de cuentas, porque a él no le conocíamos enemigos”, dijo a EXTRA Mirta Caballero, una de las vecinas, asegurando que el finado era un buen hombre.

Testigos afirmaron que varios robos domiciliarios se registraron en la zona, incluso hace algunos meses uno fue fatal. Al señor le sobreviven dos hijas, que llegaron desde Encarnación para darle el último adiós.

Dejá tu comentario