Actualidad

Marido despechado pirateó redes para vengarse de lapa

La mujer pidió en Viñas Cué que le quiten el celular, pero ignoraron.

María E. se fue a vivir a Alemania pensando que todos los tormentos que vivió con su marido militar encarcelado en Viñas Cué, Rubén Franco, acabarían.

Sin embargo, ayer su prima le avisó que había una publicación extraña desde su perfil en Facebook.

“Qué bueno María. Es bueno saber con quién estuviste mientras yo te ayudaba con tus hijas y el papá real les negaba”, decía el posteo etiquetando a 45 personas.

En las imágenes se observa a un muchacho con una niña en brazos y capturas de conversaciones calientes.

De acuerdo a la versión de María, Franco conversaba con sus contactos usando el WhatsApp que ella dejó en Paraguay, cuyo número estaba a nombre de él.

Luego, aparentemente él subía al muro de ella como si fueran descubrimientos de infidelidades pasadas.

Desde la cárcel

María sostiene que estos mensajes vienen desde el mismo penal de Viñas Cué en el que está recluido su marido desde el 23 de enero por violencia doméstica contra ella.

20200221-007 material A,ph02_3276_18554398.jpg
Pirateó el Whatsapp y el Facebook de su ex y ventiló
Pirateó el Whatsapp y el Facebook de su ex y ventiló "sombrerismo".

“Desde ahí comenzó mi tormento porque le dejan utilizar celular. Mi número de teléfono pasé a su nombre para tener un plan porque yo dependía de él económicamente”, dijo.

Según denunció la mujer, Franco empezó a publicar en el estado de WhatsApp de María varios insultos contra ella.

ARTÍCULO RELACIONADO: "Celosa propuso sexo desde el perfil de su novio y reventó a la amiga"

“Incluso le escribía a contactos que tenía en el número y empezó a divulgar cosas fuera de lugar”, añadió la afectada.

Cambió contraseña

Creando una nueva contraseña con el número de teléfono de recuperación que está usando de ella, el militar habría entrado al Facebook de su esposa.

Además, el 20 de enero, cuando fueron convocados por el Ministerio Público por la denuncia de violencia, María constató que el hombre usaba un programa para recuperar mensajes borrados.

Fue a Viñas Cué

La mujer comentó que en dos ocasiones fue al penal de militares de Viñas Cué para hablar con el director para pedirle que le quiten el teléfono y no la recibieron.

“Vine a Alemania pensando que con la distancia y un abogado esto iba a parar. Él sigue en Viñas Cué y ayer mis primas me dicen que había una publicación otra vez”, sostuvo.

Conversamos con referentes militares y no se pronunciaron porque necesitan autorización para dar declaraciones.

Dejá tu comentario