Extra

Actualidad

"María José quería huir de su relación"

Vecinos hallaron el cuerpo sin vida de la joven que había desaparecido y el papá reconoció a su hija.

El cielo de San Ignacio, Misiones, se echó a llorar luego de que sus pobladores hallaran el cuerpo sin vida de una joven bajo una planta de laurel.

Los vecinos estaban conmocionados por la desaparición de María José Arévalos Lugo (20), quien era buscada desde el 25 de enero y realizaron un rastrillaje por la ciudad, junto a los padres de la chica.

Una lugareña que pasaba por un camino vecinal que conduce a la compañía Avay alertó a los demás que había encontrado un cuerpo. El papá de María José, Luis Arévalos, vio el cadáver, semiarrodillado en el piso y con el cuello colgado de un piolín azul, atado a un árbol.

“Es mi hija”, dijo don Luis y su voz se cortó con el llanto. Los pobladores llamaron a la policía. Arévalos se acercó una vez más al cuerpo e identificó la ropa que vestía su hija el último día que fue vista con vida.

Pidió ayuda

“María José quería huir de su relación. Me pidió ayuda, pero perdí contacto con ella”, dijo Sonia Lugo, mamá de la joven.

El viernes pasado la señora encontró en su celular 22 llamadas perdidas de su hija. Cuando se comunicó con ella, María José llorando le dijo que ya no quería vivir con su novio Brahian Portillo (18) y su suegra porque había muchos problemas. La mamá volvió a llamarla en la tarde y el celular ya le daba apagado.

El fiscal José Luis Agüero ordenó que el cuerpo sea trasladado a Asunción para la autopsia, porque una tormenta dejó sin energía eléctrica la morgue de la ciudad. La Fiscalía incautó la motocicleta y el teléfono celular de Brahian, el concubino de María José.

Dejá tu comentario