Actualidad

Marabel cayó en contradicciones y contó cómo mató a su suegro

Le hundió el espadín en el torso con una patada, relató el muchacho.

Corte rebajado, remera polo y chaleco antibalas. Así entró Bruno Marabel a la sala donde hace casi un mes se desarrolla su juicio oral y público por el quíntuple homicidio en la casa del horror de Asunción.

Entró y salió custodiado por al menos cinco agentes penitenciarios y cuatro policías. Al tomar asiento, el Tribunal de Sentencia ordenó que se le retiraran las esposas.

El joven de 21 años se declaró inocente. Dijo que cometió solo uno de los asesinatos y que lo hizo en defensa propia. Aclaró que solo respondería preguntas de su defensora, no así de los jueces y la Fiscalía.

“No toqué a mi familia. No maté a las criaturas, no maté a mi señora, no maté a mi suegra. A la única persona que maté y ahora mismo voy a decir frente a ustedes, es al señor Julio Rojas, por el simple hecho de que me sacó a mi familia”, expresó.

Señaló que Julio, padre de Dalma Rojas (su finada doña), era adicto a juegos de azar y supuestamente le confesó que mató a los miembros de la familia por el lío de un terreno en Luque.

Sin embargo, cayó en contradicciones al afirmar que recién el día del hallazgo de los cuerpos supo que Dalma, Elba Rodas (su exsuegra) y los dos niños habían sido asesinados. Según él, tampoco sabía que estaban enterrados allí, pero un vendedor de materiales de construcción confirmó en juicio que fue a él a quien entregó cal y otros elementos usados para enterrar a todos.

“¿Entonces, él ayudó a Julio a enterrarlos y después lo mató por destruir a su familia?”, cuestionó la fiscala Esmilda Álvarez. Bruno admitió que mató a Julio el 2 de octubre del 2018, día en que el hoy fallecido regresó de la quinta en Luque, algo confirmado por videos de circuitos cerrados de la despensa vecina.

“Se limitó a decir una pequeña versión del hecho. Lo único que hizo esto fue robustecer nuestra hipótesis. Es un medio de defensa que utilizó”, indicó Álvarez. Marabel acusó a la fiscala de mandarlo preso injustamente y afirmó que por culpa de ella no puede ver a su novia y a su hijo de 9 meses. “Nos preocupa esa situación porque él mató a su esposa y a la familia de su esposa”, expresó Álvarez.

El lunes a las 7:30 seguirá el juicio con los alegatos finales de la Fiscalía. El fallo será esa semana.

Hundió el espadín con una patada

La fiscala Álvarez dijo que, para la Fiscalía, fue como “la cereza de la torta” la declaración de Bruno de cómo mató a Julio, pues hasta que él lo dijo, ellos aún se preguntaban cómo pudo hundir tanto en el cuerpo.

“Se necesitaba una fuerza tan grande que nosotros nos preguntábamos cómo era posible y pensamos que la adrenalina le dio”, refirió la fiscal asegurando que durante la autopsia se hizo un vídeo tratando de entender cómo habría ocurrido su muerte, pero no se comprendía cómo se hundió el arma, para que reviente el torso y hasta el omóplato (hueso ubicado en la parte alta de la espalda).

“Le rematé con mi pierna”, dijo el acusado. Julio ya estaba en el suelo. Él intentó sacarlo de vuelta y se rompió el mango, que nunca se halló.

Defensora pedirá que sea absuelto

La abogada María Paz Martínez, defensora pública de Bruno, señaló a EXTRA que solicitará al Tribunal la absolución de Bruno, considerando que actuó “en defensa de su propia vida”.

Dejá tu comentario