Actualidad

MAPA ¿Cómo fue que buscaron a Yuyú?

A kilómetros de la vivienda, perros buscadores siguieron el rastro. Este viernes se cumple un mes de la desaparición de la niña, mientras su mamá y el padrastro están entre rejas.

El fino olfato de Negra absorbió el aroma de Juliette. Desesperada, la perra buscadora de la Armada Naval estiró a su adiestrador desde el patio de Monte Pacará hasta un alamabrado, a unos 400 metros al noreste de la propiedad, en Emboscada.

“La primera incursión hicimos el sábado 18 de abril. Ahí se hallaron pelos y ropa de la niña”, dijo Daniel De Paula, de la Unidad Canina Sin Fronteras. Añadió que el alambrado presentaba tres hileras, en una de las cuales hallaron restos de cabello. “La deducción nuestra es que la nena no iba caminando, posiblemente en brazos. Hubo un pasamanos, se enganchó y quedó el cabello”, relató.

ARTÍCULO RELACIONADO: "Sé que están enojados conmigo"

Allí, Negra emprendió de nuevo viaje hacia abajo bordeando el tejido 800 metros y luego 2 kilómetros y medio, donde empezó a dar vueltas en círculos, en un radio de 150 metros.

Clave: un pantalón. “Yo tomé muestras del pantalón de Yuyú, en el cual ella defecó, cuando la perra perdía el rastro le ponía ese olor. Creemos que quedó en el monte y ese olor se quedó”.

“Nos hizo saber que el olor de ella se quedó concentrado en esa zona entre los arbustos. Creemos que fue el último lugar donde estuvo”, declaró De Paula. Esa era la zona de una de las 17 canteras que tiene el terreno.

En los siguientes días, contó que volvieron a hacer el mismo recorrido con otros dos canes de la Armada y los bomberos: Duque y Kendra, quienes siguieron el mismo rastro de Negra. El equipo cree que la niña pudo haber sido secuestrada, como dijo la madre, y que podría aún estar por los alrededores.

ARTÍCULO RELACIONADO: "Confirman que Juliette dormía con las cabras"

“Yo creo que debería hacerse un rastrillaje policial ahí casa por casa, en cada hueco. Nosotros ya buscamos en los pozos, en las canteras como nos corresponde”, afirmó.

“Hallarle con vida era nuestra meta porque valoramos la vida humana”, afirmó el bombero. “Para mí, la hipótesis que dice la mamá, pese a que muchos no le creen, es la más acertada”, dijo.

Las cabras, ¿una pista más?

De Paula lamentó que los investigadores no le den importancia a ese detalle. “Aparecieron súper gorditas y bien cuidadas”, dijo el bombero. Acotó que quienes se llevaron a Yuyú pudieron haber tomado también a los animales.

Dejá tu comentario