Extra

Actualidad

Madre e hijo están presos por el crimen de exconcubino violento

Embed
             
Embed

Óscar Ramírez (31) ingresó el martes a la casa de su exconcubina, María Duarte, y la molió a golpes sin mediar palabras, en el barrio Virgen del Rosario de Quiindy, Paraguarí.

La pareja se había separado porque Ramírez golpeaba a Duarte cada vez que estaba borracho. El ahora finado había abandonado la casa de su ex, pero permaneció en el mismo vecindario y las situaciones de violencia continuaron.

El final

José Báez Duarte (27), hijo de la doña, vio que su mamá estaba siendo golpeada por Óscar y la defendió. Ambos se trenzaron a golpes hasta que José tomó un machetillo y empezó a herirlo en todo el cuerpo. La víctima fue trasladada al hospital distrital, pero llegó sin vida.

Los vecinos llamaron a la Policía; el joven y su madre quedaron detenidos debido a que ambos se adjudicaron el crimen. “Yo solamente defendía a mi mamá”, manifestó José a la Policía. Más tarde, María aseguró que ella tomó el machetillo para defenderse y que su hijo no tuvo nada que ver.

“Ambos están detenidos y a cargo del Juzgado. Los dos dicen que actuaron contra la víctima por supuesto atropello de vivienda y violencia doméstica”, señaló el suboficial Francisco Esquivel.

La fiscala Gladys Teresita Paredes señaló que los detenidos se abstuvieron de declarar, en cambio, fueron imputados por homicidio doloso. “Vamos a investigar si es que había antecedentes de violencia. Lo que puedo decir es que los testigos manifestaron que ambos atacaron a la víctima”, dijo Paredes.