Extra

Actualidad

Los secuestradores soltaron al agricultor y su capataz

Policía afirma que malvivientes se vieron acorralados y por ello decidieron liberarlos.

Eran cerca de las 9:00 de la mañana de ayer cuando Ronald Lorenzo Riveros Saucedo recibió la llamada de su suegro, Silvino Villalba Salinas.

El tempranero telefonazo no le llamó la atención, pero al escuchar la voz del hombre, que tartamudeaba un poco, notó que transmitía algo de nerviosismo.

Enseguida, Silvino pasó el teléfono a unos desconocidos, que exigieron 70.000 reales (G. 108 millones) para liberar a su suegro.

El plazo era hasta el mediodía y amenazaban con matar al señor si no recibían el dinero.

Silvino y su capataz, Osvaldo Cuenca, habían sido capturados en la colonia Umbú de Capitán Bado (Amambay) cuando iban a bordo de una camioneta Fiat Strada hacia la chacra, para iniciar sus labores.

Ellos fueron interceptados por alrededor de cuatro sujetos, que fuertemente armados los obligaron a continuar la marcha, pero con ellos al mando.

“Mi primo hermano es una persona muy humilde, un trabajador”, contó a EXTRA el empresario Severio Villalba.

Rápidamente, la policía brasileña puso a disposición varios helicópteros que sobrevolaron la zona.

Una gran dotación de uniformados llegó también desde la capital departamental, sumándose a los efectivos de Investigación de Delitos y Antisecuestros.

Cerca de las 14:30, finalmente ambos fueron liberados, en distintos sectores. “Se vieron acorralados, porque nosotros rodeamos todo el perímetro”, aseguró el comisario Carlos López, jefe de la Comisaría 4ta.

“Creemos que eran paraguayos, porque hablaban en guaraní”, refirió el comisario López. Las víctimas fueron liberadas a 20 kilómetros del lugar del secuestro.

Los captores quedaron en el bosque

La policía informó que los malevos, tras liberar a sus víctimas, huyeron hacia una zona boscosa, donde la policía se encuentra buscándolos. El comisario López confirmó que no fue pagado el rescate, pese a las fuertes exigencias de los delincuentes, que amenazaban con acabar con la vida de los dos hombres.

Sin embargo, durante la tarde corrieron algunos rumores: decían que se llegó a pagar la suma de 50.000 reales (G. 77 millones). Las víctimas están en buen estado de salud, pero aún con algunos raspones, producto de la caída al ser liberados, señaló López. A cargo de la investigación quedó el fiscal Hernán Martínez.

Dejá tu comentario