Extra

Actualidad

Los pesebres personalizados hoy son el boom en Areguá

Los clientes quieren ver su rostro plasmado en imágenes de arcilla.

La tradición dice que las personas que por primera vez colocan en su casa un pesebre deben hacerlo durante 7 años consecutivos, con la promesa de ir aumentando el tamaño de las piezas cada vez que se cumple el deseo del devoto.

Es así como desde hace 35 años Daniel Rolón y su familia se ingenian para satisfacer a los exigentes clientes que, con el correr del tiempo, van pidiendo todo tipo de esculturas para recrear el nacimiento del Niñito Jesús. “En nuestro taller hacemos realidad la imaginación de la gente”, contó mientras amasaba la arcilla dentro de un molde.

El artesano contó que desde un tiempo la clientela que llega a su taller ubicado en el corazón de Areguá pide pesebres personalizados. Sorprendidos ante la revelación, consultamos ¿cómo es eso? “Y traen por ejemplo la foto de sus hijos y nos dicen que quieren que plasmemos en la escultura de uno de los Reyes Magos o del Niño Jesús”, explicó.

Si bien el trabajo es mucho más minucioso y lleva más tiempo, los compradores no escatiman recursos a la hora de pagar. Tamaño real Ignacio Prieto llega siempre al taller de Daniel en la temporada alta para ayudar con el trabajo. “Tenemos una larga lista de pedidos.

La gente te pide desde ángeles con arpas, hasta ovejas gigantes”, señaló entre risas. Si bien hay pesebres de distintas medidas, los que más se venden son en tamaño real. “Tienen entre 1,50 hasta 1,80 metros.”, indicó. En la ciudad, los artesanos aguardan la llegada del último mes del año.

Temas

Dejá tu comentario