Actualidad

Los accidentes más comunes en los moteles

Moteleros están hartos de destrozos que dejan sus clientes. Varios terminan su encuentro romántico en el hospital o en la comisaría, dicen.

Al parecer, el accidente de la parejita que se apuró de más, entró y derribó una pared y un baño con su auto en un motel, de Cambyretá, Itapúa, solo es uno de los tantos casos que ocurren por día en los telos.

Ana María Antoneli, dueña del motel “El Edén”, de Lambaré, contó a EXTRA que son muchos los accidentes y destrozos que dejan sus clientes de paso por su reservado y que casi en todos los casos, rajan de lugar y les dejan con los gastos.

“Una vez entró un desconocido, que no era ni cliente, quiso hacerse el payaso adentro. Al tratar de salir, chocó y echó gran parte de una habitación y un portón y luego corrió”, relató la doña.

La motelera señaló que otro de los accidentes que más ocurren son los incendios dentro de las habitaciones. “Prenden su cigarrillo y se queman las sábanas y alfombras, es muy peligroso”, alertó.

Silvio G., empleado del motel Spacio 1, dijo a EXTRA que en varias ocasiones ya echaron su portón y atropellan las paredes del garaje.

“Una vez, tuvimos que intervenir porque una chica se cayó, rompió un vidrio del jacuzzi y le cortó. Su acompañante nos pidió auxilio”, comentó.

Cristofer García, exempleado de un motel de Yby Yaú, Concepción, afirmó que en varias ocasiones tuvo que auxiliar a abuelos que se descompensaron en el acto por tomar viagra.

“Varios terminaron en el hospital o en la comisaría porque estaban con marido ajeno”, recordó.

Revientan todo

Más que por los ocasionales accidentes, los moteleros coincidieron estar hartos de los destrozos que causan muchas parejitas en su paso por el “nidito de amor”.

Ana María se quejó de los clientes que dejan la cama y las sábanas llenas de chicles o menstruación. “Esas sábanas ya se funden así”, acotó.

También resaltó que varias parejitas les dejaron la habitación con los adornos, jarrones y cuadros rotos.

“Toman toda la cerveza y recargan con su orín para que no nos demos cuenta”, lamentó la mujer. Silvio contó que varias veces ya le quemaron la tele y la heladera. Los moteleros dijeron estar muy desprotegidos ante estos incidentes.

Anécdotas:

“En una ocasión estábamos con mi chuli en el telo mimándonos, quisimos experimentar e hicimos varios movimientos hasta artísticos. Mi codo se fue por el espejo y se rompió en pedazos. Usamos todo lo que quedaba de la hora para limpiar el vidrio y no ser pillados”, comentó Araceli Sosa, de San Lorenzo.

“Nos agarró un ataque de pasión con ‘amiga’ y fuimos a un telo de Lambaré. En el baño estábamos juntos jugando hasta que de pronto ella se para sobre el water y se rompe una parte. Usamos todos los chicles que estaban ahí para pegarlo más o menos y rajar de ahí”, dijo Miguel Echauri, de Asunción.

“Estaba con mi novio en un motel de San Lorenzo, todo fue muy lindo, la estábamos pasando muy bien, hasta que en un descuido me caí de la cama y me disloqué el hombro, no podía moverme. Tuvimos que llamar a la ambulancia, nunca sentí tanta vergüenza en mi vida”, contó Mayda A., de Lambaré.

Accidentes que más ocurren en los telos:

1-Chocan o rozan la pared del garaje.

2-Echan el portón de la entrada y salida.

3-Derrames.

4-Le chocan al portero.

5-Cortes con botellas rotas.

Desastres que dejan las parejitas:

1-Roban las toallas, sábanas y el jabón.

2-Rompen los adornos y espejos.

3-Destruyen muebles.

4-Escriben por la pared.

5-Consumen todo lo que hay y no pagan.

Temas

Dejá tu comentario