Extra
Destacados

Actualidad

Local lleno de víboras es la atracción en San Ber

Podés sacarte fotos con ellas, tocarlas y acariciarlas.

Casi 100 metros cuadrados tiene el local minado de serpientes que se habilitó en San Bernardino, para los amantes de estos animales. Allí, podés conocer más sobre las víboras, tocarlas, acariciarlas y entender su importancia en el medio ambiente.

Proyecto Boa nació hace 14 años con Henrique Naufal, un brasileño que trajo la intención a Aventura Extrema, coordinado por Raúl Santiviago. Este contó que para abrir el primer serpentario del Paraguay, hubo gestiones que le llevaron más de un año.

“Ni la Seam tenía lo que se necesitaba para importar víboras. Con nosotros se logró diseñar. Somos los únicos de todo el país en poseer víboras legalmente importadas”, explicó Sativiago.

Agregó que la experiencia de acercarse a los reptiles busca cambiar la actitud hacia estos animales. “Desde pequeños nos dicen que cuando vemos una víbora, la tenemos que matar, porque es mala, es del diablo. Si no existiesen, en seis meses nos quedaríamos sin alimentos por culpa de los roedores”, explicó.

Lo que queda de diciembre y todo enero se podrá disfrutar de esta experiencias, de 14:00 a 21:00, los viernes, sábados y domingos. En enero se podrá visitar todos los días hasta las 22:00. La entrada es de G. 30.000.

Tienen bien cuidadas a las víboras

De las ocho especies que tienen, la más grandes es una boa, que actualmente mide 1,30 metros y otra que en el futuro será aún más grande que esta: la pitón reticular, que medirá hasta 10 metros. Los animales del serpentario comen ratones criados especialmente. “Están en un terrario que a simple vista parece chico, pero para ellos, que fueron criados en cautiverio, es lo suficiente”, afirmó Santiviago.

Dejá tu comentario