Actualidad

Llueven los pedidos de tapabocas con ñandutí que hace una abue de 82 años

Doña Enriqueta y su hija encontraron una salida a la crisis económica.

Como itaugüeña que era, a los 9 años Enriqueta Candia aprendió el arte del ñandutí. Ahora tiene 82, vive en Fernando de la Mora y sus tapabocas de tela con delicados apliques son un verdadero furor. “Fue todo muy de repente, una bendición de Dios, me siento muy feliz”, dijo a EXTRA la guapa doñita.

Hasta hace poco solamente tejía para regalar, pero con la pandemia tuvo que “reinventarse”, como le dicen.

La idea surgió con su hija Margarita, una decoradora afectada por la suspensión de los eventos sociales. Ella consigue los barbijos de tela y su mami le pone los ñandutíes.

Ya los iban preparando de a poquito y sus clientes eran los vecinos, pero los pedidos se dispararon cuando un joven, a través de Twitter, promocionó las fotos con el número de teléfono.

Ahora doña Enriqueta y su hija tienen unos 100 trabajos que terminar. “Ahora ya no piden de a uno, nos piden por docena”, contó Margarita, que ve eso como una salvación en esta cuarentena.

De aquí y allá

Les están contactando de todas partes. “Inclusive alguien quiere que le mande al Chaco, otro a Concepción”, mencionó.

La abue comenzó a tejer cuando quedó viuda. Para luchar contra la depresión, su doctor le dijo que vuelva a alguna actividad de su juventud y ella recordó su talento con la aguja.

“Mi mamá tiene un ángel muy especial que atrae a la gente y al verle parece que a todo el mundo le emocionó, así como a mí me emociona verle”, expresó Margarita.

Ahora no solo le piden tapabocas, también está preparando carpetas, abanicos y apliques para blusas.

Los barbijos cuestan G. 10.000 y la entrega es a domicilio. Teléfono: (0992) 885 952.

Dejá tu comentario