Actualidad

Llamativas promesas que se hacen durante el encierro

Viajar, casarse, salir del clóset, decirle a la suegra que es insoportable, farrear...

“Estos fueron los 50 días más largos de mi vida. La cuarentena me robó hasta el festejo de mi cumpleaños, prometo disfrutar de la vida como si hubiera nacido de vuelta cuando termine todo”, dijo Rolando Acuña, de Lambaré.

Al igual que él, varios contaron a EXTRA lo que harán cuando termine el aislamiento social.

DECLARARSE

José García dijo que lo primero que hará cuando termine el encierro será ir hasta la casa de una amiga y declararle su amor, ya que cuando iba a hacerlo comenzó la cuarentena. (Foto principal)

“Ya tenía preparado todo para decirle lo que siento, justo un día antes anuncian el encierro”, contó el capiateño.

CASARSE

“El paro arruinó mi boda. Lo primero que voy a hacer al ser libre es casarme e ir de luna de miel a otro país”, dijo María, de Ñemby.

1.jpg

“PERREO INTENSO”

Pedro Ferreira, de Fernando de la Mora, señaló que ya tiene “muy en claro” su plan post cuarentena y es ir a fiestas todos los días hasta que se canse.

“Planeamos con unos amigos que cumplimos años en el encierro que vamos a hacer nuestra fiesta atrasada juntos con perreo intenso hasta el amanecer”, mencionó. Rosa Noguera, de Asunción comentó que hará lo mismo, para “aliviar las penas” y la ansiedad.

2.jpg

CONFESIONES

“Cuando esto termine, lo primero que voy a hacer es decirle a mi suegra que no la soporto, que fueron interminables los días encerrada con ella y voy a ir a casa nuevamente”, dijo Lorenza Mendieta, de Santiago, Misiones.

Jorge Flores dijo que el encierro le sirvió para reflexionar y que “por fin” se declarará gay.

3.jpg

TURISMO

Muchos coincidieron que “su postcuarentena” será acampar y conocer los sitios turísticos del Paraguay. “Desde el día 1 que seamos libres, voy a internarme al interior”, dijo Ramón Torres, de Itá. Otros en cambio contaron que viajarán a otros países.

4.jpg

“ACERCARSE A DIOS”

Otros afirmaron que irán a misa, rezarán más, ya que durante el confinamiento sintieron más la presencia de Dios en sus vidas. “Él fue mi alivio y mi esperanza durante todos estos días de oscuridad, malas noticias y encierro”, dijo Tania Gómez, de Lambaré.

5.jpg

Dejá tu comentario