Actualidad

Le ofrecieron una noche de pasión y rajaron con su auto

Le dijeron que iban a comprar más cervezas y nunca más volvieron.

Lo que sería una intensa noche de pasión y diversión se convirtió en una enorme desgracia, el sábado, para Daniel Martínez Franco (42), humilde chofer de Curuguaty (Canindeyú).

Ante la tentadora propuesta de dos señoritas para pasar la noche en la cama, lo emborracharon y le robaron su auto con todos sus documentos, su celular y hasta sus zapatos.

Visiblemente afectado, el trabajador contó a EXTRA que había ahorrado casi 10 años para comprarse el auto, que le costó G. 28.000.000.

“Esas chicas me jugaron todo mal, me ilusionaron y se aprovecharon de mí. Me dijeron que iba a pasar la mejor noche de mi vida, pero fue una pesadilla”, lamentó Martínez.

Con un amigo

Daniel relató que el viernes a la noche, cuando paseaba con un amigo, vieron en una plaza a las chicas. “Salimos a farrear, estábamos tomando un poco, luego ellas nos saludaron desde la calle, eran muy lindas, eran pelirrojas y usaban calza, nos dijeron que querían tomar cerveza con nosotros y pasar una noche calentita en la cama. Ahí nos pusimos contentos; nos ilusionamos todo y les subimos sin pensar dos veces”, comentó.

Señaló que, luego del paseo, se fueron a tomar 12 latitas de cerveza en una estación de servicio.

“Nos salió muy barato, porque ellas solo querían la cerveza más barata, compramos por G. 20.000 y nos fuimos a mi casa. Nos emborrachamos con mi amigo y ahí una de ellas me pide que le dé la llave del vehículo para traer más cerveza”, afirmó, entre lágrimas, el hombre.

Daniel y su amigo se durmieron y las chicas ya no volvieron. Nadie en la zona las conoce ni las vio nunca.

Buscadas

Ante los rumores de que las ladronas del vehículo serían trabajadoras sexuales, los policías de la zona intervinieron un prostíbulo cercano a ver si ellas no tenían, pero ninguna salió con los dos hombres. El Crio. Enrique Benítez dijo que las mujeres parecen expertas en este tipo de robos y que esto no fue casualidad.

“Por výro”

“Eso le pasa por výro, para qué piko luego se fue a buscar amor en la calle y menos llevarles a esas desconocidas en su casa. Entiendo que esté desesperado porque es un solterón y ya está viejo; pero estas le jodieron mal”, dijo Amanda T., vecina de la víctima.

Otro caso en Caaguazú

En la primera semana de julio, Cristhian Martínez, un joven de Caaguazú, había denunciado también que dos jovencitas, hasta ahora desconocidas, le habían robado su auto, luego de una invitación de “acercarlas a sus casas”.

En el camino, el hombre bajó a comprar chicles y en esos minutos las mujeres se borraron del mapa con su auto, celular y todo.

Dejá tu comentario