Actualidad

Le mordió y sacó el dedo a su vecino en moquete

El agricultor está preso por lesión grave. Estaba ligando demasiado y decidió pelear con sus dientes.

Rafael Maidana (40) y Claudio Benítez Silvero, vecinos del barrio 8 de Diciembre, de María Auxiliadora (Itapúa), se trenzaron a golpes el lunes tras una discusión.

Luego de casi 20 minutos de socos y patadas, la pelea terminó con los gritos de dolor de Rafael, ya que su adversario le arrancó a mordiscos el dedo meñique de la mano derecha y lo escupió al suelo.

También le tajeó con los dientes el brazo derecho

Wilfrido Meza, jefe de la Comisaría 16 de la ciudad, contó a EXTRA que el hecho ocurrió a eso de las 10:30 en la plantación de zanahoria del agricultor mutilado.

”Ellos tienen sus chacras pegadas y el domingo Claudio pilló que el hijo de 15 años de Rafael aplastó parte de su maizal con su tractor mientras trabajaba en sus tierras”, relató el uniformado.

Muy enojado, Claudio aprovechó que su vecino estaba en la chacra para reclamarle el hecho. “Él (por Rafael) le dice que no es mucho y que incluso podría pagarle, pero Claudio estaba muy enojado y no quiso saber nada. Le pateó, el otro reaccionó y se agarraron a golpes hasta que terminó en sangre”, señaló.

Peleó mordiendo

Meza agregó que al parecer las mordidas fueron la forma de “combate” de Claudio, ya que fue el que más ligó. Además de arrancarle el dedo a su vecino, también le dejó enormes heridas de jésu’u en dos partes del brazo derecho.

“Le mordió y le zarandeó hasta sacarle”, dijo el comisario.

Tras perder su dedo, Rafael fue corriendo hasta su casa, pero para su sorpresa Claudio se le adelantó en moto y volvió a visitarlo unos minutos más tarde, pero con una escopeta en mano.

“Ahí Claudio ya amenazó con matarlo, según relatan, pero los familiares de Rafael le garrotearon y le sacaron el arma”, alegó el policía.

Imputado

El fiscal del caso, Luis Albertini, mencionó que el agresor está preso y que fue imputado por lesión grave y producción de riesgos comunes.

En un allanamiento, los polis encontraron en su casa un montón de escopetas. Rafael fue asistido en el Centro de Salud de la ciudad y ya salió de alta tras la amputación.

Dejá tu comentario