Extra

Actualidad

Le cortaron los brazos y piernas y lo tiraron en un yuyal

Agenor Campos Dos Santos (46), un peligroso criminal con frondosos antecedentes que había escapado de una cárcel de Brasil, fue torturado y sus miembros cercenados. Concubina de la víctima está en la mira del Ministerio Público.

Narciso Riquelme (33) quedó blanco del susto y su corazón comenzó a latir cada vez más fuerte conforme pasaban los segundos. Y es que lo que encontró solo lo había visto en las películas de terror.

Ayer cuando iba caminando por la Avenida Monday, a la altura del Km 11, jurisdicción de Presidente Franco, Alto Paraná, vio el cuerpo de un hombre tirado a un costado.

La escena era macabra.

Era un hombre semidesnudo sin piernas ni brazos, con una enorme abertura a en la parte baja del vientre y a su lado una bolsa.

Riquelme corrió a la subcomisaría 56 del barrio para describir lo que había visto. Los intervinientes informaron que se trataba de Agenor Campos Dos Santos (46), un peligroso criminal con frondosos antecedentes que había escapado de una cárcel de Brasil.

La fiscala Liliana Denice Duarte inició rápidamente la investigación y comenzó con los allanamientos.

Detención

Según informó, el ahora finado vivía en un apartamento del edificio Beirut con su concubina Albaandrea Suárez, también de nacionalidad brasileña. Sin embargo, Agenor no sería el único acompañante de la mujer, ya que según Duarte habría un hombre más viviendo con ella.

“Ella cayó en varias contradicciones, primero dijo que solo vivía con Campos, pero el encargado del edificio señaló que hay otro hombre que reside con ella. La mujer junto con otros brasileños apuraron una mudanza, ya que el lugar estaba siendo deshabitado al momento del allanamiento”, señaló la agente del Ministerio Público.

Es por eso que decidió la detención de la concubina.

Si bien la fiscala no quiso adelantar sobre el móvil del crimen se presume que fue un ajuste de cuentas entre narcos de la región.

Tenía cédula falsa

Campos Dos Santos, el peligroso criminal buscado por la Policía brasileña, contaba con una cédula cuyos datos eran falsos. En su CI figuraba el nombre de Vilson Nunes Rodríguez. La fiscala detalló que en la bolsa que hallaron junto a su cadáver se encontraban las partes cercenadas. "Encontramos sus dos manos, cuyos dedos fueron quemados, por lo visto para que no se le identificara. También estaban las dos piernas, no así los brazos anteriores", añadió.

Dejá tu comentario