Extra

Actualidad

Las cuatro "culpas" de un final horroroso

Cinco implicados en un lío que acabó con la vida de una niña y una mujer. Ambos padres reclamaron los restos: al final, Mía descansa en Katueté

Una presurosa salida de su domicilio fue el último rastro que dejó con vida Mabel Blanca González, el 9 de enero pasado.

El hallazgo de dos cadáveres, el martes, dio un giro tremendo a la historia de la desaparición de la niñera y la pequeña Mía Soledad, que en menos de 24 horas sumó varios e inesperados capítulos.

Un surtido “menú” de acusaciones se generó ayer. Los protagonistas no desaprovecharon para tirar al frente los trapos sucios, en medio del espantoso crimen que dejó consternado al país.

El primero en tomar la palabra fue el detenido, Eduardo Villalba, quien al tiempo de negar su participación en el hecho, hizo un pedido: “Que investiguen a José (Ortega, el concubino de Mabel). Yo no niego que me encontré con Blanca ese 9 de enero, pero jamás les hice nada”, expresó, asegurando que lo implican por el solo hecho de haberla llamado y visto.

“Yo solo le dije que le lleve a la nena con su mamá y que luego hable con el papá. Después ya no supe nada más de ella”, refirió además.

Sin embargo, esta versión fue desmentida por el padre de Mía, Roberto Mendoza. “Él (por Ortega) estuvo conmigo ese día (el 9), todo el tiempo estuvo conmigo, él no tiene nada que ver en esto”, aseveró.

Sin embargo, esto no terminó allí, pues a todo esto se sumó Elba, la exmujer de Mendoza y madre de Mía. Dijo que acabó la relación con Roberto por sus celos pues, según dijo, él la acusó de tener una relación con el mecánico, Villalba.

“Me dijo que yo escribí con Eduardo y que los dos quemamos la casa, eso es mentira”, apuntó la mujer. Agregó que, según rumores, la niñera y su ex se entendían. “Yo no puedo confirmar, pero donde me iba me decían que él (por Roberto) se entendía con ella y que su amigo, Eduardo, les pilló”, señaló a Telefuturo.

caso Mia.jpg

Sin causa

El Dr. Pablo Lemir explicó que no se pudo determinar la causa de muerte de ninguna de las dos víctimas. Aclaró que no presentan rastros de la acción de algún tipo de armas y que el trabajo duro estará en odontología y antropología forense.

“Estaban a la intemperie con calor extremo, la arena roja carcome más rápido el hueso, estos factores aceleraron el proceso de descomposición”, dijo.

Treinta días de espera serán los necesarios para la identificación total de los cadáveres, por medio de las muestras de cabellos, estatura y otras características que se tendrán en cuenta para el efecto. A finales de febrero se tendrían los resultados.

Para la Fiscalía es caso cerrado

El fiscal Cristhian Bartomeu aseguró ayer que para la Fiscalía el caso está cerrado, pues considera a Villalba como autor del espantoso doble crimen.“Las pruebas apuntan directamente a él, no hay indicios de que hayan participado otras personas”, expresó a EXTRA.

Según Bartomeu, el hombre no tiene coartada y las evidencias son irrefutables, pues lo ubican en el lugar del hecho y del hallazgo.

“Él alegó lo mismo ayer (por el martes de noche) en su declaración, pero no hay dudas”, refirió el representante del Ministerio Público.

En la noche del martes compareció en su oficina Villalba, a quien luego de ese trámite imputó por feminicidio y homicidio doloso. El detenido tendrá que comparecer ante el Juzgado Penal de Garantías la próxima semana.

Dejá tu comentario