Extra

Actualidad

"La Virgencita de Caacupé decidió llevarlo más lejos"

La mamá indicó que ella y su hijo presintieron que algo malo ocurriría.

El dolor de haber perdido a su hijo no cabía en el pecho de ña Benita Giménez. Más aún por que presintió que algo malo ocurriría y nada pudo hacer para impedirlo.

Ayer a las 6:00 de la mañana, ella recibió una llamada, donde le informaban que su hijo Julio César Giménez Vázquez (25) fue arrollado por una camioneta, camino a Caacupé.

Julio, hizo la promesa de pedalear 434 kilómetros, desde Pedro Juan Caballero hasta la Basílica de Caacupé. Iba acompañado de un grupo de ciclistas.

Cuando alcanzaron la colonia Sapucái, distrito de Yby Yaú, Concepción, una camioneta Toyota modelo Hilux de color negro realizó un adelantamiento indebido sobre la Ruta V y embistió al joven.

“Hace días que yo sentía una presión en el pecho. Le pedí a Dios que si tenía que pasar algo malo que sea a mí y no a mi hijo, pero la Virgencita decidió llevárselo más lejos”, dijo ña Benita.

En la tarde del jueves, Julio se acostó al lado de su mamá, le dijo que sentía angustia y mucha ganas de vomitar. “Parece que voy a morir”, dijo. El conductor de la camioneta, Darío Verioni, de nacionalidad brasileña, está detenido en la Comisaría 7ª.

Dejá tu comentario