Extra

Actualidad

La niña desaparecida por cuatro años aguarda su destino en una casa hogar

Su mamá la visita, pero no muestra mucho interés en recuperarla, según Defensora. Imputados por el caso deben presentarse para la audiencia preliminar.

A casi un año de estar viviendo en una casa hogar, Fiorella sigue esperando que la Justicia determine su situación, para saber si regresará a vivir con su madre biológica o con otros familiares.

Hoy se cumplen cinco años de aquel terrible momento en que desapareció la menor, estando con su cuidadora Soledad Montiel, quien la cuidaba todos los días mientras Liza Portillo, mamá de la niña, iba a trabajar, pero cuando regresó, ya no encontró a su hija.

“Afortunadamente la menor está bien, recibe periódicamente la visita de su madre biológica, pero seguirá en la casa hogar hasta que se resuelva el caso”, comentó la defensora de la Niñez y Adolescencia, Emilce Ramírez.

Fiorella estuvo 4 años y 3 meses alejada de su verdadera mamá. Fue llevada a la Argentina por Eusebio Coronel y Celia Chamorro quienes decían ser sus padres. El año pasado volvieron al país y metieron a la niña en una escuela de Capiatá, donde el 8 de mayo del 2018 fue rescatada; desde ese día está viviendo en una casa hogar esperando que se resuelva su situación.

“El problema acá no es la niña, sino los adultos, que deben someterse a la justicia para saber con quién va a quedar. Con respecto a la mamá biológica, a mí parecer no demuestra mucho interés en recuperar a su hija, ya que no asiste como debe ser a las audiencias y en las evaluaciones psicológicas”, acotó Ramírez.

Audiencia

Por otra parte, Eusebio Coronel, Celia Chamorro y Soledad Montiel, imputados por violación de la patria potestad y uso de documentos falsos, deben presentarse en estos días para la audiencia preliminar.

Los padres “adoptivos” de Fiorella, alegaron que Liza fue quien les entregó a la criatura y que ellos no la robaron. La niña había desaparecido el 5 de febrero del 2014 del barrio Naranjaity de Capiatá, donde quedaba con una vecina, quien luego dijo que entregó a la menor a una señora de nombre Severiana Cano.

Dejá tu comentario