Extra
Destacados

Actualidad

La guaireña mecánica que sueña con su propio taller

"No hay que hacerle caso a la gente, porque te hace bajonear", dijo. Érika gonzález (19) vive entre motores pesados y tuercas

Érika González tenía 18 años cuando se animó a juntar sus cosas y dejar su pueblo y su familia para mudarse a Villarrica a seguir su sueño: ser mecánica. Un año después, sigue sosteniendo que fue su mejor decisión, pues no quiere un trabajo de oficina ni nada que tenga que ver con traje y corbata.

Lo suyo es estar debajo de un vehículo, verificando el tren delantero, bajando motores, con las manos llenas de grasa.

Erika-bicubic.jpg

“Desde hace tiempo que me gustaba la mecánica y tenía pensado estudiar. Terminé el colegio y desde hace un año estoy con eso en el SNPP”, contó a EXTRA.

Detalló que la elección de su profesión sorprendió a sus amigas, pero con el tiempo ellas fueron asimilando y así fue barriendo los prejuicios, ya que muchos consideran que ser mecánico es un trabajo solo para varones. Érika les mostró que las mujeres pueden ocupar ese espacio.

“Mi profesor Ricardo Leiva es el que me dice siempre que debo seguir capacitándome. Me permitió hacer mi pasantía en su taller, para que luego me pueda lanzar al mercado de la mecánica”, señaló Érika

Tanto su familia como su profe le apoyan mucho. Eso le impulsa a estudiar y seguir luchando, a pesar de que algunas personas suelen criticarla, ya que no sigue la “lógica” de las chicas de su pueblo. “No hay que hacer caso a la gente, porque te hace bajonear”, dijo.

UNA GUERRERA

La chica de 19 años es oriunda de Coronel Martínez, Guairá, actualmente vive en Villarrica. Su mayor deseo es abrir su propio taller para trabajar con sus hermanos.

Ella es admirada porque, a pesar de ser pequeñita, se desempeña exitosamente en un taller mecánico, alzando pesadas piezas y dejando como nuevos los vehículos. Asegura que no le cuesta para nada alzar los hierros pesados.

Contó que desde chica creció entre varones, ya que tiene 5 hermanos, por lo que se lleva bien con sus compañeros de trabajo. “Son como mi familia, como mis hermanos y mi padre”, aseguró.

Dejá tu comentario