Extra

Actualidad

La difícil historia de los cobradores ante "soguetismo"

Van una y otra vez a las casas con la libretita, incluso, se les asalta.

Empapado con sudor o con lluvia, Jorge Martínez, a bordo de su moto, recorre dos ciudades de punta a punta, tratando de cobrar a sus clientes.

“La gente necesita plata entonces la tarea es fácil para los vendedores de crédito, pero no para los que tenemos que cobrar”, señaló el trabajador.

Martínez indicó que tiene que insistir bastante para lograr que sus clientes le paguen. Las idas y vueltas, odiadas por los deudores, es normal para los cobradores.

“Me piden que vuelva a la tarde porque a esa hora va a tener la plata. Termino trabajando más horas y gastando más combustible”, relató el cobrador.

LA LIBRETA EDIT.JPG

Ofrecen trueques

Algunas personas arrastran sus deudas por mucho tiempo, entonces, los cobradores y el deudor llegan a un acuerdo.

“Muchas veces agarré celular, a un técnico le pedí que arregle mi heladera. Si es poco ya lo que debe puedo hacer eso, pero la plata pongo yo. Si no termino de cobrarle, me califican como negativo en la empresa”, dijo Martínez.

Ganan menos

La crisis pega con un palo a los cobradores.

Como si fuera poco lidiar con los clientes, cobran menos en su sueldo.

“Hace seis meses por ahí que cobro un millón menos. Porque no estoy recibiendo las comisiones”, lamentó el empleado.

A Luis Romero le fue mucho peor. Al cobrador le robaron su moto, en la zona del Bañado de Asunción.

“Me bajé a golpear la mano en la casa de mi cliente, en eso veo que uno hace correr mi moto y otro me apunta con un arma para que no me mueva”, lamentó.

Romero indicó que esa zona y Barrio Obrero, son las zonas más difíciles de la capital.

“Los peores clientes son los que enseguida sacan otra vez otro préstamo”, dijo Romero.

Dejá tu comentario