Extra
Destacados

Actualidad

Joven superó el cáncer escribiendo poesías

Prometió a Dios que escribiría luego de cada quimioterapia.

Con sus manos hinchadas por la quimioterapia, Diego Javier Alonso Vera (28) escribía sin apuros sus poemas, en cualquier trozo de papel que encontraba a su alcance.

Cuando Diego tenía solo siete años, los médicos le diagnosticaron Linfoma de Hogdkim, un tipo de cáncer con costosos tratamientos en nuestro país.

Sus padres sufrieron el pesar de verlo enfermo y eso al joven le dolía aún más. A los 16 años, sufrió una neumonía, que lo mantuvo en terapia durante 20 días, hasta le causó un paro respiratorio. Sin embargo, gracias al cuidado de sus padres y médicos, Diego se curó del cáncer.

“Me tocó ver compañeros caer pero yo logré sanarme, el golpe más fuerte fue perder en el camino a mi padre, que era quien me hizo fuerte para enfrentar todo”, relató Alonso.

Diego sintió que Dios le daba una nueva oportunidad de vivir, se encontraba feliz y con la fe fortalecida. Comenzó a escribir más poesías, los versos fluían de su mente con naturalidad. Recaída Pasaron diez años, Diego nuevamente sintió los síntomas de su enfermedad. El cáncer había vuelto y esta vez con más fuerza.

“Cuando me dieron la noticia, recordé una frase que me dejó mi padre: No vas a morir cuando digan los médicos sino cuando diga Dios. Aprieta los dientes y sal a pelear”, recordó el joven escritor.

En nombre de su papá, Diego se puso la mejor armadura y volvió al campo de batalla, convencido de que iba a triunfar. Como necesitaba un poderoso aliado, el muchacho se encomendó a Dios.

“Prometí a Dios que, en cada sesión de quimioterapia, haría por lo menos un poema. Así en 15 sesiones llegué a escribir 54 poemas. Era mi fortaleza y empecé a sentir que el amor me iba sanando y levantando”, expresó.

Se recuperó por completo y luego de todo lo sufrido, se decidió a vivir para cumplir sus sueños: publicar sus escritos.

Así, en agosto del año pasado, Diego publicó su libro El arte de amarte es indescriptible, un poemario que inspira a la superación y la lucha por los sueños que parecen imposibles. “Si no saben qué regalar estas fiestas, regalen un libro: si no tienen plata regalen una sonrisa, un abrazo, una palabra de aliento que es aún más bello y duradero”, dijo.

Dejá tu comentario