Extra

Actualidad

Invasión de garzas mantiene en zozobra a todo un barrio en Asunción

Las aves no dejan dormir, causan cortes de luz y llenan todo de excremento.

Por segundo año consecutivo, pobladores del barrio Perpetuo Socorro de Trinidad (Asunción) se ven afectados por la invasión de garzas, una especie de ave que ya no les permite dormir ni comer, por el ruidazo que emiten y por el olor nauseabundo que dejan sus heces. Pero eso no es todo.

"Ya no puedo más con esta situación. Cuatro veces a la semana que se corta la luz porque se posan en los cables o chocan por el transformador", se quejó Cándida Giménez, quien agregó que el bullicio de los pajarracos ya le afecta psicológicamente. “Cierro mis ojos y parece que escucho a los pájaros. Ya ni dormir puedo” dijo.

La doña instó a las autoridades a tomar cartas en el asunto. “Pobrecitos, los animales no tienen la culpa, pero tampoco nosotros. Antes en la Costanera se iban los pájaros. No se hizo ningún estudio de impacto ambiental por lo visto” reclamó.

Ramón Chamorro contó que el año pasado la bandada (grupo de pájaros) no era mucha. Pero ahora ya abundan en cada patio. “El popó parece ácido y daña la pintura de los autos, ensucia el patio. Acá ya no podemos estar”, expresó el lugareño.

Manifestación

Giménez y Chamorro anunciaron que, de no recibir una solución rápida, se van manifestar. Según indicaron, los animales están anidando y de a poco van expandiéndose hacia otras zonas. Aunque el Ministerio del Ambiente ya los visitó e hizo un estudio, no se ha comunicado con los afectados.

“En pleno verano vamos a tener que podar los árboles. O que alguien del Gobierno venga a limpiar mi casa, que me faciliten bidones de detergente, porque un gasto inmenso es tratar de mantener con por lo menos un olor agradable” cuestionó Natalia Chamorro, otra vecina.

“Son aves muy perjudiciales”

El ornitólogo Hugo del Castillo informó que estas aves se llaman “garzas brujas” que son nocturnas. “Salen a pescar para comer, porque son ribereñas. Es muy difícil de comprobar que se instalaron en la ciudad por culpa de la Costanera, pero sí vinieron buscando árboles.

Si están anidando, en un mes o un poco más, puede que se vayan todas...hasta el año que viene” explicó el profesional. Agregó que los polluelos son los que más generan deshechos. “Son muy perjudiciales en zonas urbanas”, dijo.

Dejá tu comentario