Actualidad

Intentó prostituir a su doña, la golpeó y luego la amenazó

El supuesto agresor está prófugo y dejó a la mujer sin documentos.

Un hombre tiene en zozobra a su ahora expareja y toda la familia de ella desde el martes pasado.

Hugo Derlis Ortiz fue denunciado por violencia familiar en la Comisaría 31 de San Lorenzo.

Hasta el fin de semana estaba con paradero desconocido, pero eso no significa que se haya borrado.

El jueves se atrevió a pasar en moto frente a la casillita de su suegra y le amenazó mostrándole una pistola.

A L. P., de 43 años, le hizo llegar amenazas al celular de su hijo, diciendo que publicaría videos íntimos en redes sociales.

“Por mí, si quiere, que alce, pero eso ya es otra clase de delito”, expresa la víctima. Lo único que le preocupa es que la violencia machista pueda terminar en una tragedia.

Su mayor temor: “Mientras él esté afuera puede pasar lo que pasó en Capiatá, que un día entre y nos mate a todos”.

Ella le había perdonado una vez una agresión, pero con lo que le hizo ahora no hay vuelta atrás, dijo muy dolida.

La mujer trabajaba como limpiadora en el hospital de Calle’i, contratada por la Municipalidad, pero por la cuarentena fue cesada.

El tipo quiso obligar a su pareja a prostituirse para conseguir algo de plata. El martes incluso la llevó a una plaza como para ofrecerla a otros hombres, pero ella se opuso rotundamente.

Esa noche, en la casa, él la agredió con golpes de puño y patadas, dejándole moretones y raspones en la cara, el pecho, las manos y las piernas. Por suerte pudo escapar y una vecina la auxilió.

Al día siguiente L. P. fue al juzgado y consiguió una orden de alejamiento de 500 metros, además una orden para ir a retirar sus cosas del alquiler en que vivían.

Se fue con presencia policial, pero el hombre ya no estaba. “Me dejó sin mi cédula y sin ropas”, lamentó la afectada.

El jueves realizó la denuncia en la sede policial y el viernes pasó a manos del Ministerio Público.

Ahora está en casa de un familiar, y desde que pasó todo esto no salen más ni a la vereda, comentó.

Dejá tu comentario