Extra

Actualidad

Intendente le renovó la casa a su mejor amigo

Así festejó su cumple el jefe comunal de Obligado.

Durante 30 años, Gil Amarilla solía invitar a 500 personas para festejar a lo grande su cumpleaños y, como él mismo lo dijo, "farreaban a lo grande". Este año, encontró a su mejor amigo Gregorio Aguinagalde en una situación difícil en su precaria vivienda y decidió ayudarlo.

Amarilla es intendente de Obligado (Itapúa) desde el 2015. Ayer, en su cumpleaños número 53, lo festejó de manera diferente y solidaria.

"(Gregorio) tiene problemas de salud. Ya no puede hacer muchos trabajos. Es peluquero. Decidí dejar el asadacho de lado e invertir en una buena causa", dijo a EXTRA.

Gregorio, o Choni, el bohemio, como lo conocen en el barrio María Auxiliadora soñaba con mejorar su casa. Aunque humilde, siempre trató de que al menos estuviera limpia. Pero con los años, las termitas carcomieron las viejas maderas y la extrema pobreza no le permitía renovarlas por unas nuevas.

"Cuando tengo días difíciles, él está ahí siempre para mí. Lo hago de todo corazón. Yo mismo martillo y pinto la casita", indicó Amarilla.

El Choni solo se limitó a agradecer el noble gesto que tuvo su compañero de fútbol.

Cambio de maderas

La casa de Choni carecía de techos, solo usaba madera terciada, además de puertas. Ayer, el intendente Amarilla y una cuadrilla de amigos levantaron nuevas paredes de madera a la casa de Gregorio Aguinagalde. El jefe comunal explicó que todos los recursos utilizados salieron "de su bolsillo". "En Estados Unidos trabajé en pintura por seis años. Esto no me esfuerza para nada", dijo el político.

Dejá tu comentario