Actualidad

Indígenas entusiasmados con la ayuda que les dará el Guaraní SAT-1

Conocen las trampas contra el mal de Chagas y no dejarán tocar a niños.

Florentín Fortunato (46), cacique de la aldea nivaclé Tiberia de Loma Plata, se siente afortunado porque el primer satélite paraguayo les ayudará contra el mal de Chagas.

“La gente está contenta por la ayuda, somos la única comunidad elegida porque en las demás no se hace esto”, mencionó a EXTRA.

El satélite Guaraní SAT-1 fue lanzado el sábado por la NASA desde Virginia, EE. UU. y la expectativa es enorme. Sin embargo, aún desconocen cuándo se colocarán las trampas contra la vinchuca o chichã guasú (insecto transmisor).

“Nos dijeron que en febrero sería y ahora casi termina el mes”, dijo Fortunato.

Muy abiertos

Esta comunidad de 423 integrantes ubicada a más de 400 kilómetros de Asunción no se opone a que se coloquen las trampas en sus casas y gallineros.

Es más, en julio del año pasado con un proyecto similar que tenía conexión con teléfonos celulares en lugar del satélite, permitieron que ingresen a fumigar.

“Atendemos especialmente que los niños no toquen. Funciona la trampa. También les digo a los adultos que no toquen al bicho atrapado”, añadió.

WhatsApp Image 2020-11-19 at 14.28.05.jpeg
Esta es una de las trampas que se utilizarán contra el Mal de Chagas.
Esta es una de las trampas que se utilizarán contra el Mal de Chagas.

Fortunato mencionó que este año tienen pocos casos de mal de Chagas por el frío que hace por la mañana y la noche.

Instalarán en marzo

Federico Gaona, coordinador del grupo de investigación de Electrónica y Mecatrónica de la UNA, afirmó que en marzo instalarían las trampas.

“Debemos realizar todas las pruebas y ajustes en la Facultad de Politécnica de la UNA con el satélite en órbita antes de llevar al Chaco”, aclaró.

Cabe señalar que a partir del lanzamiento se cuentan dos a ocho semanas para que el satélite esté en órbita y comience a funcionar.

Esto según lo explicado esta semana por Hebe Romero, directora de Asuntos Internacionales de la Agencia Espacial Paraguaya (AEP).

“Otro uso que tendrá el satélite es la prueba de un pegamento especial que si es que funciona será un aporte grande”, dijo Erique Niels, director general de TICs de la AEP.

Son dos ingenieros paraguayos los que diseñaron el satélite, Adolfo Jara y Aníbal Mendoza.

A ellos les siguen dos que empezaron la maestría y el doctorado en Japón, Ariel Manabe y Esteban Fretes, destacó.

Bien alto

A 400 kilómetros de altura estará el satélite paraguayo cuando esté en su órbita. Girará a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora. Tardará de dos a ocho semanas en empezar a funcionar.

152397909_947974399071937_8667954240521804024_o.jpg
Adolfo Jara y Aníbal Mendoza muestran el satélite paraguayo que diseñaron.
Adolfo Jara y Aníbal Mendoza muestran el satélite paraguayo que diseñaron.

“Con los satélites pasa lo mismo que con las computadoras y los celulares. Antes eran un armazón gigantesco y ahora los tenemos en los bolsillos. La cantidad de información que se puede enviar y recibir es bastante limitada. Tomaremos fotos sin importar el tamaño”, mencionó ayer Aníbal Mendoza, diseñador del satélite en contacto con el Club Aeroespacial de la Facultad de Politécnica de la UNA.

No tiene cura

El doctor Oliver Schmidt, del Hospital Yalve Sanga de Loma Plata, mencionó que el mal de Chagas es un gran problema en todas las comunidades indígenas del Chaco.

“Los más viejitos son los que más sufren y la enfermedad no tiene cura”, refirió.

Sostuvo que la forma de contagio no es muy fácil. El parásito chupa la sangre humana y defeca sobre la piel.

“Con los años eso va produciendo una atrofia de los nervios, crece el corazón, y un alargamiento y agrandamiento del intestino”, explicó.

Al año reciben en este hospital 3 casos de las 20 comunidades cercanas.

Dejá tu comentario