Extra

Actualidad

Imputarán al rápido y furioso; los policías también están en la mira

Fiscal analizará las armas de los oficiales que protagonizaron la persecución.

Desde piedras hasta balas fueron utilizadas por agentes policiales para intentar frenar a un conductor que huyó de un control policial ubicado bajo el viaducto de la avenida Santa Teresa, en Asunción.

El joven identificado como Paúl Andrés Moscarda Ros protagonizó una tensa persecución a bordo de su Mercedes Benz color negro, que se extendió por varios kilómetros alrededor de las 8:30 de la mañana de ayer, jueves.

Mediante una peligrosa maniobra el automovilista retomó en contramano la principal arteria y por aproximadamente cinco cuadras continuó hasta que logró incorporarse al carril correspondiente al sentido que llevaba. La misma arriesgada maniobra realizaron agentes de la comisaría 11, quienes empezaron la persecución.

Persecución y tiroteo: huyó de control policial

Por minutos Moscarda logró zafar de los uniformados, hasta que lo ubicaron nuevamente entre las calles San Martín y Aviadores del Chaco. Desde allí se unieron más patrulleras, para acabar finalmente la “caza” en el barrio Herrera, en inmediaciones del Cementerio del Este.

El joven de 24 años burló el control policial atropellando todo a su paso, lo que ocasionó que su vehículo quedara con la parte delantera destrozada y él con diversas lesiones, motivo por el cual fue trasladado hasta la el hospital Central del IPS donde fue operado.

El hecho fue comunicado al fiscal de turno Federico Leguizamón, quien afirmó que hasta el momento sigue analizando qué proceso judicial tendrá que enfrentar el muchacho, pues afirmó que "hay varios hechos punibles que serán analizados".

El representante del Ministerio Público explicó que de principio abrirá una investigación por exposición al peligro en tránsito terrestre, obstrucción al resarcimiento en accidente de tránsito, omisión de auxilio, entre otros.

Además, Leguizamón requisó las armas reglamentarias de los uniformados para llevar adelante las pruebas de nitrito y nitrato, pues pusieron en riesgo la vida de varios civiles durante el procedimiento.

Afortunadamente Moscarda no recibió ninguna herida de bala y en su poder no hallaron ningún arma. Asimismo se extrajo una muestra de sangre del hombre para confirmar si se encontraba bajo los efectos del alcohol o alguna droga al momento del hecho.

Dejá tu comentario