Extra

Actualidad

Homenajearon a la embajadora de la chipa en Eusebio Ayala

Ña Rosalba aseguró que su manjar es el más rico de todos. Esperan que para el año que viene la ciudad ya sea declarada "República del chipá".

¿Qué representa la chipa para vos?, fue la pregunta que inició la conversación con ña Rosalba González.

“Para mí lo es todo, gracias a ella pude sacar adelante a mis cuatro hijos y sola”, contestó mientras amasaba sobre una antigua mesa, la preparación.

Doña Nena, como es conocida por todos, lleva más de 50 años dedicándose a la elaboración y venta del tradicional manjar, cuyo día se recordó ayer.

Todo aquel que pasa por Eusebio Ayala sabe que sus manos producen uno de los más deliciosos productos que son cocinados en su enorme tatacuá (horno de barro).

Orgullosa, la mujer de 75 años, contó que la chipa barrereña es la mejor de todas, incluso su sabor es mucho más especial que la producida en Coronel Bogado, aseguró.

“No sé si son los ingredientes o qué, pero la nuestra tiene un sabor que es reconocida hasta en EE. UU.”, contó en medio de una carcajada.

Doña Nena es una de las pocas que todavía prepara la masa de la manera tradicional y con grasa de chancho.

Por todo esto, fue reconocida como una de las “embajadoras del chipá” en Barrero Grande.

República del chipá

Almidez Alcaraz, director del Centro Cultural Chipa Literario, señaló que el proceso para que Eusebio Ayala sea reconocida como la “República del Chipá” está en su etapa final y solo falta la resolución.

“Coronel Bogado registró la marca 'Capital de la Chipa', entonces nosotros decidimos que nuestro símbolo a nivel ciudad sea el de República, porque capitales de la chipa hay varias, pero República, una sola”, explicó en medio de una pícara sonrisa.

Ña Nena recibió la remera con el logo de la República en medio de lágrimas y un abrazo.

Otros homenajeados

Juan Ramón Ayala

El conocido chipero de Barrero Grande, Juan Ramón Ayala, también recibió la remera con la marca de la República del Chipá. El ícono de la ciudad lleva más de 50 años dedicándose a la elaboración y venta del alimento tradicional, pero ya a nivel industrial.

Honoria Belotto de Céspedes

A sus casi 70 años Ña Honoria Belotto de Céspedes recuerda como si fuera ayer, la primera vez que su mamá le enseñó a amasar la preparación para la chipa. Ella tenía tan solo 7 años en ese entonces, hoy luego de décadas sigue con la tradición familiar de producir y vender el delicioso manjar.

Dejá tu comentario