COTIZACIÓN
Compra
Venta
DÓLAR
G 6940
G 7010
PESO AR
G 25
G 30
REAL
G 1300
G 1360
PESO UY
G 150
G 200
EURO
G 6900
G 7150
YEN
G 35
G 60
clima
16.3º C

Actualidad

Hicieron un altar en la escuela por los niños asesinados

Los profes de la escuela contaron que los pequeños fueron por última vez a la escuela el pasado 28 de setiembre. Llamaron a la mamá pero nadie atendía.

Cinco arreglos de flores y un par de velas adornaban el emotivo altar preparado en el colegio San Ramón, sobre la calle Villarrica, zona de San Miguel de Asunción.

Allí, en vida realizaban sus estudios iniciales Santino y Saulo, los hijos de Dalma María Rojas. "Eran dos niños súper felices y ella era una mamá muy responsable", dijo la profe Ana Guerrero.

Ana contó que la última vez que asistieron a clases los peques fue el pasado 28 de septiembre y que incluso al día siguiente llamaron a la mamá para saber por qué no habían asistido, pero el teléfono sonaba y nadie atendía.

"Nos pareció raro porque si los chicos no venían ella lo hacía para buscar, lo que debían hacer de tarea", contó. Al enterarse de la triste noticia, toda la comunidad educativa quedó fuertemente golpeada.

Williams Bullón, secretario de la escuela, agregó que enseguida solicitaron que los cuerpos sean trasladados hasta la institución educativa para que sean velados, pero que desafortunadamente no pudieron coordinar con los familiares para el efecto.

"Nos dijeron que no tenían familiares y nosotros queríamos tenerlos acá porque eran muy arraigados a la comunidad educativa. Ahora son nuestros angelitos", declaró. Los pequeños, su madre y su abuela fueron sepultados en el cementerio de Ñemby a las 17:00 del martes. Julio Rojas fue enterrado ayer a la mañana en el cementerio de Luque.

La carta es clave. El médico Pablo Lemir comentó que la carta encontrada en la riñonera de una de las víctimas es clave para la investigación, pues podría dar pistas sobre lo que ocurrió previo al crimen en la casona, donde fueron todos asesinados.

Están tristes. "'Mis compañeritos están en el cielo' dicen los niños", contó Williams. Aseguró que los pequeños están muy tristes. "Vamos a hacer el novenario y después a llevar todo a su panteón", indicó.

En un cajón. Belén Vera, empleada de la funeraria encargada del servicio contó que a pedido de los familiares, los dos pequeños fueron puestos en un solo cajoncito, para que descansen eternamente juntos. "La mamá y la abuela sí estaban aparte", dijo.

Maltratador. La directora del colegio contó a EXTRA que la relación de Dalma y Bruno no era la mejor, incluso él maltrataba a los niños. "No se querían ir con él cuando venía a buscarles", dijo.

Dejá tu comentario