Extra
Destacados

Actualidad

Hermanitos con discapacidad perdieron todo en incendio

Vecinos se hacían cargo de ellos, su mamá está hospitalizada.

El oscuro asentamiento San Pablo, de J. Augusto Saldívar se iluminó por el fuego que envolvió la casita de los vecinos más pobres, en la noche del miércoles.

Entre el desesperado llanto de los vecinitos, los pobladores gritaban: ¡Dónde están las criaturas! Afortunadamente, los cuatro hijos de Emilia Rivarola y Tarciano Ibarra lograron escapar del incendio de su humilde vivienda.

Los hermanitos de 12, 10, 8 y 6 años, con discapacidad intelectual, se encontraban a cargo de los vecinos desde el domingo, cuando su mamá se internó en el Hospital Nacional de Itauguá.

Mientras la hermana mayorcita preparaba el “teté”, los más chiquitos empezaron a jugar con fósforos, lo que provocó el incendio. De la casita de madera y de sus pocas pertenencias no quedaron más que cenizas.

Triste

Emilia, mamá de los niños, sufre de problemas psiquiátricos. Tarciano, el papá, es analfabeto y casi no se comunica verbalmente. “La salud de la mamá es complicada. Se operó de urgencias porque explotó su apéndice, pero también tenía piedras en los riñones y los ovarios infectados. Su esposo la acompaña, pero es difícil para él porque casi no entiende lo que los médicos le indican”, expresó Diana Aranda, una vecina.

Durante el día, los niños reciben asistencia del centro educativo del Programa Abrazo; de noche, quedan al cuidado de los lugareños.

“La situación de la familia es muy triste. La mamá no tiene noción del tiempo, a veces lleva a sus hijos a las 6:00 cuando el centro se abre recién a partir de las 8:00, o les lleva recién de tarde. No conoce siquiera el valor del dinero”, dijo Sebastián Giménez, un trabajador social.

Los hermanitos mayores van a la escuela, pero tienen serios problemas de aprendizaje.

“Son niños especiales. Hace varios años están repitiendo el primer grado. Los dos más chiquitos son mudos”, expresó Giménez.

La presidenta de la comisión vecinal, Irene Pérez, indicó que la Gobernación de Central donó terciadas y chapas. Los vecinos pusieron manos a la obra para la construcción de una casita, pero esperan más donaciones de personas de buen corazón.

(0993) 544 681 Para donaciones: Electrodomésticos, cama, ropa.

Dejá tu comentario